Glaucoma en perros: Causas y tratamientos

Aprende a tratar el glaucoma de tu perro sin que vaya a mayores

Es curioso, pero cuando tenemos mascota y cuidamos de ella, nos encontramos muchas enfermedades comunes entre animales y humanos. No obstante, ten cuidado, pues no necesitan el mismo tratamiento, ni mucho menos. Cada especie tiene sus particularidades y serán los expertos quienes decidan qué hace falta para cada una. En este caso, te acercamos al mundo del glaucoma en perros, sus causas y qué posibles tratamientos puede indicar el veterinario. No obstante, en Spoots te ofrecemos una guía orientativa para que estés perfectamente informado y reacciones a tiempo si tu querido can sufre esta afección.

    Índice

  1. Qué es un glaucoma

    Como hemos dicho, algunas enfermedades son comunes en animales y humanos. Al fin y al cabo, todos parecemos provenir de un mismo origen. En este caso la afección del glaucoma se relaciona con el exceso de líquido intraocular en las zonas internas del ojo.

  2. Las causas del glaucoma en perros

    Generalmente, la estructura ocular sintetiza fluidos de forma lenta para drenarlos posteriormente. Cuando dicha síntesis es excesiva y no puede ser eliminada a tiempo es cuando aparece el glaucoma. Esto causa presión intraocular, cambios degenerativos en los nervios e incluso ceguera. Es más, podría volverse crónico o agudo de actuar a tiempo y también puede aparecer de forma hereditaria.

    Existen dos tipos de glaucoma, los primarios, que son hereditarios, y los secundarios, cuando es una afección temporal.

    Si observas que el lacrimal de tu can siempre está muy mojado y le caen líquidos algo viscosos del ojo, es mejor que acudas al veterinario, pues podría sufrir un glaucoma.

  3. Cómo tratar el glaucoma canino

    Tratar el glaucoma en perros requiere principalmente la participación de un veterinario que será quien haga la diagnosis.

    En este caso, el tratamiento del glaucoma canino no es muy diferente del humano. Lo normal es que haya que aplicar colirios que recetará el profesional. Gracias a ellos se controlará el líquido intraocular. También según la gravedad recetará antiinflamatorios y analgésicos si el animal sufre dolor.

    En casos graves, podría hacer falta una intervención quirúrgica. Hoy en día se usan técnicas láser, así que es una operación poco invasiva.

    Además, será necesario que evites el collar mientras tu perro sufre el glaucoma. Cámbialo por un arnés para evitar presionar la zona intraocular del canino.

    También hay alimentos y productos que el animal puede ingerir para mejorar la situación. Las espinacas hervidas, el hinojo en forma de colirio o infusión, los arándanos sin pepitas o las ingestas de vitamina A a través de zanahoria parecen ser efectivos en estas ocasiones.

El glaucoma en los perros no es una enfermedad grave. Como hemos podido ver, el tratamiento es sencillo y lo normal es que se recupere rápido. No obstante, la prevención es lo mejor. Limpia el lacrimal de tu mascota a diario y observa cada movimiento extraño por si hace falta una visita exprés al veterinario.

¿sabías qué...?

Las razas de perros con mayor tendencia a sufrir glaucoma primario o hereditario son los beagle, los basset hounds los cocker spaniel y los samoyedos.

comenta y pregunta