La fiebre en los gatos - Causas y síntomas

Aprende cuanto has de saber sobre la fiebre en los gatos, sus causas y síntomas

Cuando tenemos una mascota en casa, hemos de estar con el animal a las duras y a las maduras. La mayor parte del tiempo será alegre, divertido, con ganas de jugar y de agradarnos. Pero puede enfermar. Cuando esto sucede, hay que estar a la altura y cuidar de él como se merece por todo cuanto nos da. Por eso hoy en Spoots te mostramos qué sucede con la fiebre en los gatos. ¿Sabes cuáles son los síntomas y las posibles causas? Te contamos cuanto debes saber sobre este particular para que actúes con responsabilidad y diligencia.

    Índice

  1. Qué puede causar la fiebre en los gatos

    Qué puede causar la fiebre en los gatos

    La fiebre en los gatos puede venir precedida por un buen número de causas. Su temperatura corporal habitual ronda los 38ºC o 39ºC. Todo lo que suba de ahí puede ser motivo de alarma y preocupación. ¿Por qué ha sucedido esto? Vamos a ver qué problemas de salud más comunes podrían provocar la situación anormal:

    • Gripe
    • Resfriado común
    • Tumores
    • Enfermedades como el moquillo o la leucemia. Tienen su origen en algún virus o bacteria
    • Infecciones virales
    • Infecciones bacterianas
    • Pancreatitis
    • Efectos secundarios de la medicación
    • Lupus

    No obstante, pese a que estas son las causas más habituales, no son las únicas. Así pues, si ves a tu gato decaído y cansado y notas que le ha subido la fiebre, no dudes en acudir al veterinario cuanto antes.

  2. Cuáles son los síntomas de la fiebre en los gatos

    Cuáles son los síntomas de la fiebre en los gatos

    Y para saber qué ha podido causar la fiebre en tu gato, vamos a ver cuáles son los síntomas más habituales. Si notas uno de ellos, tal vez no sea nada, pero si son varios los que se manifiestan, no dudes en ir a visitar al especialista.

    • Si tu gato pierde el apetito y no quiere comer, puede ser motivo de alguna enfermedad que le provoca la subida de la temperatura corporal
    • La nariz reseca es otro avisador sobre una subida del calor corporal
    • La apatía y falta de energía es otra pista interesante. Esta es especialmente llamativa si tu felino suele ser muy activo
    • Si observas que el minino consume poca agua, podría ser otra muestra de que la fiebre se ha cebado con él
    • Los gatos son animales muy limpios. Si notas que su higiene decae, podría ser resultado de un proceso febril por algún motivo
    • Si la fiebre es muy alta, podría presentar problemas respiratorios, temblores e incluso escalofríos o diarrea. No dudes un segundo en acudir al veterinario
  3. Cómo actuar ante la fiebre en los gatos

    Cómo actuar ante la fiebre en los gatos

    Si el gato muestra síntomas febriles, hemos de actuar con diligencia. Lo primero, tómale la temperatura. Para ello existen termómetros digitales rectales especialmente diseñados para ellos. Si no tienes, en la clínica veterinaria seguro que hay. Pero recuerda antes aplicar lubricante en el ano y el aparato para que no se lastime o te hiera a ti. No será mala idea que alguien sujete al minino mientras introduces el equipo para evitar problemas.

    Si el gato muestra un proceso febril alto, especialmente por encima de 40ºC, no dudes en acudir al veterinario inmediatamente. No obstante, si es un problema habitual, pues ya sabes que es una reacción normal por su enfermedad crónica o medicación, puedes intentar bajarla tú mismo.

    Para bajar la fiebre de un felino doméstico, es necesario asegurarse de que está muy bien hidratado y alimentado. Una vez sabemos este extremo, podemos aplicarle compresas húmedas en la frente y dejar que repose en una zona fresca y limpia de tu hogar.

La fiebre en los gatos puede ser un aviso de un problema más grave. Por ello en necesario cuidar al minino con mucho mimo y estar siempre prevenidos. Con una correcta alimentación, hidratándolo, siguiendo el calendario de vacunas y dándole una buena vida, seguro que las posibilidades de que enferme son muy bajas.

¿sabías qué...?

Una forma de prevenir las enfermedades de tu gato es cepillando su pelo a menudo. De esta manera evitas que cree demasiadas bolas de pelo, que a veces son causantes de muchos problemas de salud.