Enfermedades más comunes en los perros

Te enseñamos las enfermedades caninas más conocidas que pueden afectar a tu mascota

Visitar al veterinario como mínimo una vez al año es fundamental para prevenir o detectar algunas de las enfermedades más comunes que pueden afectar a nuestro perro. Una correcta prevención y un diganóstico precoz son las claves para asegurar una larga y saludable vida a nuestra mascota.

Para ello, te enseñamos cuáles son las enfermedades más comunes en perros, cuáles son sus síntomas principales así como el tratamiento más adecuado que debemos de seguir con el fin de asegurar la buena salud de nuestro perro.

    Índice

  1. Rabia

    Rabia

    La rabia es una enfermedad que puede afectar a una gran parte de los mamíferos pero en especial a los perros. Viene causada por un virus de la familia Rhabdoviridae y puede afectar incluso a los seres humanos. Es por ello que resulta fundamental tomar todas las medidas necesarias para evitar su contagio, el cual puede realizarse por una simple mordedura o por el contacto de la saliva del animal con una herida sangrante. Ataca principalmente al cerebro y al sistema nervioso.

    Síntomas

    • Cambios de conducta muy notables. Perros dóciles se convierten en agresivos y viceversa
    • Nerviosismo, irritabilidad
    • Paralización de los músculos de la mandíbula
    • Fotofobia
    • Dificultad para tragar
    • Tos
    • Fiebre

    Tratamiento

    Hoy día no existe un tratamiento eficaz contra la rabia, por lo que los perros que la contraen solo tendrán la opción de someterese a una terapia antiviral sin garantía de éxito.

    La principal medida que debe de tomarse antes de que la rabia parezca es la vacunación del animal de forma periódica. 

  2. Tos de las perreras

    Tos de las perreras

    Conocida como la “tos de las perreras” (traqueobronquitis infecciosa), es una enfermedad que afecta fundamentalmente a las vías respiratorias superiores, siendo una de las enfermedades más infecciosas que existen. Generalmente se atribuye esta enfermedad a los perros que permanecen en perreras o espacios muy reducidos. Podríamos equiparar la tos de las perreras con la gripe de los seres humanos. Está causada por la bacteria Bordetella Bronchiseptica.

    Síntomas

    • Tos seca muy continua
    • Expulsión de flemas
    • Vómitos debidos a la irritación de la garganta
    • Fiebre

    Tratamiento

    El tratamiento para poner remedio a la "tos de las perreras", consiste en la introducción de medicamentos anti-inflamatorios así como antibióticos. Además debemos de procurarle un ambiente limpio y libre de humos y sustancias irritantes, evitar ponerle collar para no agravar la irritación de garganta y evitar el ejercicio intenso. Existe la posibilidad de prevenir esta enfemedad aplicando una vacuna.

  3. Moquillo

    Moquillo

    El moquillo, o distemper canino, es una enfermedad contagiosa muy peligrosa para los perros que afecta al sistema digestivo junto con el sistema respiratorio. En algunos casos más avanzados y graves de la enfermedad es posible incluso que afecte al sistema nervioso. La transmisión de la enfermedad se realiza a través del aire siendo más vulnerables aquellos perros que no tienen puesta una vacuna preventiva o de recordatorio, o los cachorros con pocos meses. Se contrae por un Paramixovirus.

    Síntomas

    • Ojos que lagrimean
    • Tos
    • Dificultad respiratoria
    • Fiebre
    • Secreción nasal verdosa
    • Adormecimiento
    • Vómitos
    • Convulsiones en estados avanzados de la enfermedad

    Tratamiento

    La clave para que un tratamiento sea efectivo a la hora de combatir el moquillo en perros es una detección precoz. No existe un tratamiento específico para el moquillo, en el caso de que aparezca se suelen administrar antibióticos para evitar que los síntomas se compliquen. En ocasiones es necesario aplicar sedantes para evitar las convulsiones. El tratamiento más seguro es la aplicación de la vacuna.

  4. Filariosis

    Filariosis

    La filariosis canina también conocida con el nombre de gusano del corazón, es una enfermedad de origen parasitario que tiene su origen en la larva conocida como microfilaria que es transportada por un mosquito. Tras la picadura del mosquito, las larvas pasan al torrente sanguíneo del animal y se reproducen en el corazón donde llegan a convertirse en gusanos que van aprovechando todos los nutrientes que les llegan para crecer. Los gusanos crecen de tal forma que pueden llegar a ocupar otros órganos.

    Síntomas

    • Tos persistente
    • Fatiga, apetito
    • Decaimiento
    • Falta de apetito
    • Hemorragia nasal
    • Respiración acelerada

    Tratamiento

    La filiarosis apenas presenta síntomas en su primera fase, por lo que en muchas ocasiones cuando se detecta, la enfermedad está muy avanzada. En el caso de una detección precoz en la que los gusanos no se han desarrollado es posible aplicar un tratamiento de pastillas e inyecciones que acabarían con las larvas.

    En cambio, cuando la enfermedad está avanzada y los gusanos han crecido es necesario operar al perro para poder extraerlos en combinación con un tratamiento que eliminará restos de larvas.

  5. Enfermedad de Lyme

    Enfermedad de Lyme

    La enfermedad de Lyme o borreliosis de Lyme es una enfermedad causada por  la bacteria llamada Borrelia burgdoferi transmitida por garrapatas las cuales se adhieren a diferentes partes del cuerpo del perro como pueden ser las orejas, las patas o el cuello. En gran parte de los casos los perros no sienten dolor ante la picadura de la garrapata y apenas tienen molestias. En el caso de no detectarse a tiempo, la enfermedad de Lyme puede producir parálisis e incluso asfixia.

    Síntomas

    • Cojera
    • Fiebre
    • Adormecimiento
    • Picaduras inflamadas
    • Vómitos
    • Diarrea
    • Falta de apetito
    • Espalda arqueada

    Tratamiento

    El tratamiento de la enfermedad de Lyme en perros consiste en la ingesta de antibióticos. Es importante evitar que el perro haga un ejercicio intenso. En algunos casos es posible que acabado el tratamiento (aproximadamente alrededor de un mes) persistan algunos síntomas de la enfermedad que podrían ser crónicos.

  6. Parvovirosis

    Parvovirosis

    El parvovirus o parvovirosis es una enfermedad muy contagiosa en los perros, que afecta principalmente al sistema digestivo. Se contrae a través de las heces infectadas de un perro, aunque puede concentrarse también en objetos que hayan estado en contacto con las heces. Insectos y roedores pueden convertirse en transmisores de la enfermedad. Son especialmente vulnerables al contagio los cachorros.

    Síntomas

    • Diarrea severa con posibilidad de heces sanguinolentas
    • Vómitos
    • Deshidratación
    • Decaimiento
    • Somnolencia

    Tratamiento

    Dado que los síntomas más graves que produce la parvovirosis consisten en la deshidratación del perro, el tratamiento se centra en paliarla y evitarla ya que es la principal causa de muerte en perros infectados. Con el fin de evitar otro tipo de problemas derivados de los síntomas se pueden aplicar antibióticos. En cualquier caso el tratamiento contra la parvovirosis no es 100% efectivo por lo que la prevención es clave para evitar en la medida de lo posible el contagio. Para ello se administra la vacuna de inicio y recuerdo de forma periódica y se procura mantener al perro en un ambiente limpio e higiénico, evitando que esté en contacto con heces de otros perros.

  7. Leishmaniosis

    Leishmaniosis

    La leishmaniasis es una enfermedad de origen parasitario y de extrema gravedad para el perro que la contrae. Se contrae a través del parásito Leishmania el cual es transmitido a través de una especie de mosquito conocido con el nombre de flebótomo. Las épocas más cálidas del año son las más propensas para el contagio de la enfermedad.

    Síntomas

    • Pérdida de pelo
    • Falta de apetito
    • Pérdida de peso
    • Cojera
    • Lesiones oculares
    • Úlceras cutáneas
    • Tratamiento

    Tratamiento

    El tratamiento contra la leishmaniasis consiste en una medicación a la que deberemos de someter a nuestro perro de por vida sin garantías de éxito. De hecho es posible que incluso tenga síntomas crónicos que variarán en función del tiempo que haya transcurrido desde la detección de la enfermedad. La vacuna contra la leishmaniasis es el método preventivo más eficaz que podemos encontrar hoy ya que reduce en 4 veces las posibilidades de que nuestra mascota contraiga la enfermedad.

La mejor forma de prevenir las enfermedades en los perros sino al 100% si en un alto porcentaje, es sin duda la prevención siempre y cuando existan vacunas disponibles para cada caso, y no olvidar las consultas periódicas con el especialista.

¿sabías qué...?

Existen algunas razas de perros como el podenco ibicenco, que son inmunes al contagio de las leishmaniasis.