Cómo eliminar el ruido de la bisagra en la puerta

En este artículo te mostramos 7 métodos para eliminar el ruido de una bisagra

El uso diario, el tiempo, el clima, el cuidado... Todo afecta al estado de las bisagras de una puerta. Si te fijas bien, tu casa está llena de ellas, pues en las habitaciones, pasillos o armarios, a no ser que sean correderas, el acceso y cierre se delimita con puertas. Así pues, que estas chirríen y produzcan ese ruido desagradable y molesto como si de una película de terror se tratase resulta bastante inoportuno, e incluso puede desatar las quejas e iras de los vecinos. Pero debes estar tranquilo, pues esto va a dejar de ser un inconveniente en breve, puesto que en Spoots hemos desarrollado un completo artículo con trucos para que elimines el ruido de la bisagra en la puerta sin demasiado esfuerzo y sin que te cueste un riñón. Comenzamos.

    Índice

  1. Usa un aceite específico

    La primera y más sencilla solución es el uso de una aceite específico para este problema. Seguro que conoces los clásicos 3 en 1, e incluso 6 en 1, que sirven para muchos arreglos, entre ellos eliminar el ruido de las bisagras de las puertas cuando estas están viejas o gastadas.

    Aplica unas gotas en las zonas críticas y trata de que el aerosol tenga una boquilla fina para poder ser más específico y que el producto se introduzca totalmente dentro de la bisagra para que pueda actuar correctamente.

  2. Desmontar la bisagra para bañar en gasóleo

    Si tienes habilidad con las herramientas, puedes desmontar la bisagra e introducirla en un baño de gasóleo. Este procedimiento es especialmente útil para aquellas muy oxidadas o que están en mal estado.

    Con un destornillador plano o de estrella deberás extraer todos los tornillos y desmontar la bisagra con cuidado de que no se pierda nada. Sujeta la puerta mientras lo haces, no te vaya a caer encima.

    Una vez desmontaste la bisagra, báñala en un cuenco con gasóleo para eliminar la suciedad. Luego has de lubricarla bien con aceite, escurrirla cuanto puedas y volver a instalarla en la puerta.

  3. Usa polvos de grafito

    Uno de los métodos más eficaces para quitar el ruido de las bisagras es con polvos de grafito. Se venden en ferreterías y son de fácil aplicación. No obstante, también se pueden extraer de las minas de los lápices. Aunque parezca increíble, los resultados te van a sorprender y es una solución muy profesional.

  4. Limpieza de los ejes de la bisagra

    Otra fórmula útil es limpiando con cuidado los ejes de la bisagra. Para ello deberás aplicar con esmero y puntería algún producto en ellos. El más útil es el aguarrás, aunque hay otros que te pueden servir. Una vez hecho esto, toca lubricar el conjunto con un aceite especialmente indicado para este proceso. Mueve un par de veces y descubre cómo el problema desaparece.

  5. Método para bisagras con arandelas

    En algunos casos observamos que las bisagras tienen arandelas. Estos anillos que favorecen la fricción pueden gastarse, deteriorarse y provocar ruidos desagradables. Por ello es buena idea desmontar todo usando un destornillador y cambiar dichas arandelas por otras del mismo tamaño y nuevas. El sonido desaparecerá y tu vida será mucho más feliz.

  6. Reparando el perno de la bisagra

    Otro problema de ruidos en la bisagra lo puede provocar el perno. Para ello tendremos que repararlo. En este caso toca desmontar todo el conjunto para extraer esta pieza, así que volvemos a usar el destornillador.

    Buscamos el perno redondo, que suele estar entre las placas planas, pues las sostiene y une. Con unos alicates largos lo extraemos con movimiento de izquierda a derecha.

    Una vez extraído, lo frotamos con lana de acero para retirar oxidación y suciedad. Además, se puede golpear con un martillo para enderezar en caso de que esté doblado, raspar para quitar pintura e incluso lijar.

    Acabado todo el proceso, frotamos el perno con un poco de jabón, lo rociamos con algo de aceite y lo volvemos a colocar en la bisagra. Terminado esto, repetimos el baño de rociar con aceite y probamos hasta que desaparezcan los dichosos ruidos.

  7. Usa vaselina para quitar ruidos de la bisagra

    Un último método para evitar ruidos de la bisagra de la puerta es con el uso de vaselina. Su aplicación es sencilla, pues solo hay que frotarla por ambos lados del conjunto y mover unas cuantas veces hasta que los sonidos desagradables hayan desaparecido por completo.

Estamos convencidos de que alguno de estos muchos métodos te será de gran utilidad para lograr que desaparezcan los sonidos desagradables de la bisagra de tu puerta. No obstante, si aun así persisten, acércate a la ferretería más cercana y compra una nueva, pues es evidente que será la única solución a tu problema.

¿sabías qué...?

Hoy en día existen varios tipos de bisagras para puertas, aunque las más llamativas son las invisibles. Esto no significa que tengan poderes ni nada por el estilo, simplemente van ocultas. Ahora bien, si comienzan a chirriar, ¿cómo se pueden encontrar para solucionar el problema? Lo cierto es que todavía no sabemos cómo.

comenta y pregunta