Cómo decorar una pared con cuadros

¿Tienes una pared vacía? Hoy te daremos unos buenos consejos para decorarla con cuadros

image description

Quizás acabas de mudarte, o estás cambiando la decoración de tu hogar. En cualquier caso, siempre nos encontramos con una pared de la casa que necesita algo para verse mejor. Hay gente que le gusta llenar sus paredes hasta el límite de manera barroca. Otros son minimalistas y prefieren un solo detalle que resalte.

Cualquiera sea el gusto, lo importante es escoger el estilo que mejor se adapte a tu hogar y colocar los cuadros de manera que estén en armonía al resto de tu decoración y también de un una manera que hagas resaltar lo mejor de ellos.

Para ello debes decidir qué estilo te interesa y tomar en cuenta las proporciones de la habitación, el tamaño y cantidad de tus cuadros, los muebles y la relación que tendrán entre sí. 

A continuación más consejos para decorar una pared con cuadros.

  1. Planificación

    Cuando hablamos de clavos y paredes, no es buena idea hacer huecos sin saber claramente qué quieres lograr. Para hacer tu planificación, puedes usar un papel cuadriculado en el que dibujes a escala la pared. También a escala puedes recortar las proporciones de los cuadros que vas a colgar. Otra opción es usar el suelo e ir poniendo los cuadros allí hasta lograr encontrar la manera. Solo entonces marcarás la pared y clavarás los clavos correspondientes sin hacer agujeros innecesarios.

  2. Establecer el área

    ¿La pared está vacía? ¿Tienes un sofá abajo? ¿Es un cuadro que quieres ver cuando te sientas en el comedor? Establece las visuales. Si tienes un gran cuadro que quieres colocar en una pared, quizás sería mejor que no compita con otras obras. Deja la pared sola para esa pieza. ¿Tienes varios cuadros con tamaños o marcos iguales? En ese caso lo ideal es que estén juntos y es mejor que establezcas una serie, ya sea lineal o en forma de cuadrado o rectángulo para colocarlos. Lo importante es que generes un área visual específica y organices los cuadros a partir de ella. El desorden visual puede ser muy atractivo en una pequeña área y como golpe de efecto, pero en un área grande puede ser saturador.

  3. Armonía en las distancias y alturas.

    Como todo en la vida, los cuadros no deberían estar ni demasiado altos ni demasiado bajos, tampoco muy pegados ni demasiado separados. Si tienes muebles, coloca los cuadros a una altura correspondiente, ni bajísima que choque con los muebles ni altísima que entre el mueble y el cuadro haya grandes superficies vacías. Si tienes un cuadro pequeño, es mejor que lo coloques cerca de otros del mismo tamaño, para que no se vea perdido en el espacio.

    Trata de que la relación entre los cuadros, el suelo, el techo y los muebles sea armoniosa. Que la vista vaya suavemente de un elemento a otro. Si vas a colocar varios cuadros que están enmarcados de la misma manera, lo mejor será que busques cinta métrica de manera que la distancia entre ellos sea equivalente. Recuerda que los cuadros no deberían ser más anchos que los muebles que tienen debajo ni tampoco excesivamente pequeños.

  4. No sufras de horror al vacío

    No pasa nada con que en una pared no haya nada. Eso de llenar sin orden y sin concierto todas las paredes no es una buena idea. Es mejor tener buenas piezas bien colocadas que miles de cuadros colgados a lo loco y sin sentido estético.
    Eso va también para las técnicas. Una pared con fotografías en blanco y negro se puede ver preciosa. Una pared con fotografías familiares muestra personalidad. Una pared con cuadros escogidos es placentera a la vista. En cambio, una pared en la que hay un óleo, una fotografía familiar, otra en blanco y negro de un paisaje y además un adorno de pared resulta excesiva. Organiza por estilos y técnicas y piensa siempre que menos es más.

  5. Escoge el ecuador de la habitación

    El ecuador es una línea imaginaria que divide los hemisferios. Pues en tu habitación busca también esa línea imaginaria y coloca los cuadros en referencia a ella. Si pones unos cuadros altos, otros bajos, otros a la derecha y otros a la izquierda, sin tener en cuenta la relación entre ellos, la pared se verá desordenada y la vista no podrá fijarse. Eso hará que tus preciosas piezas se pierdan en el desorden visual.

Puedes colocar tus cuadros de manera simétrica o asimétrica, pero siempre lo importante es determinar el punto focal, establecer una armonía entre las partes, que haya una agrupación y tratar de que la visual sea agradable.

¿sabías qué...?

El gran pintor venezolano Armando Reverón (1889-1954), famoso por sus pinturas sobre la luz, hacía los marcos de sus propios cuadros con elementos naturales que encontraba en la playa.