Cómo cuidar un pez de agua fría

Te damos las claves necesarias para hacer que tu pez de agua fría se sienta cómodo en su pecera

Cuidar a un pez de agua fría es una actividad fácil y muy gratificante, especialmente para aquellas personas aficionadas al mundo de los acuarios y de los peces que por diversas razones no cuentan con el tiempo necesario para dedicar mucho tiempo al cuidado de una mascota.

A pesar de que los cuidados son muy sencillos, no hay que descuidar en ningún momento a nuestro pez, procurando siempre ofrecerle un ambiente adecuado a sus necesidades de modo que nos deleite durante mucho tiempo con su colorida y agradable presencia.

A continuación te dejamos un serie de consejos para cuidar un pez de agua fría.

    Índice

  1. Elige la pecera adecuada

    Elige la pecera adecuada

    En primer lugar, debemos de procurarle a nuestro pez de agua fría un lugar agradable y amplio en el cual pueda nadar sin obstáculos. Para ello buscaremos una pecera lo suficientemente adaptada a su tamaño como para que el pez no se sienta encerrado. Lo ideal para un pez, es una pecera con capacidad para entre 30 y 40 litros, aunque deberemos ir incrementando la cantidad de agua en función de la cantidad de peces que queramos tener.

    Es importante dotar a nuestro acuario de agua fría de un filtro que mantenga el agua en buenas condiciones. Los filtros externos son los más fáciles de limpiar y para un pequeño acuario será suficiente.

    Cuando llenemos la pecera de agua, tendremos que tener en cuenta añadir un acondicionador de agua, muy necesario para eliminar las sustancias tóxicas como el cloro.

    En el caso de que queramos incorporar una base de piedrecitas o grava, deberemos de limpiarla antes cuidadosamente ya que la mayor parte de las veces, las piedrecitas que conformarán la base del acuario vienen tintadas con sustancias que podrían ser tóxicas. En cuanto a las plantas marinas, lo ideal es elegir plantas artificiales, ya que en el caso de elegirlas naturales nuestro pez podrías comérselas lo cual sería un problema ya que algunas de ellas podrían ser tóxicas.

    Finalmente debemos de adaptar la temperatura del agua de nuestro acuario. 17ºC junto con un pH 7 es el estado ideal para que nuestro pez se mantenga en óptimas condiciones. Es necesario cambiar el agua entre una y dos veces a la semana.

  2. Alimentación

    Alimentación

    Los peces de agua fría se caracterizan por tener un gran apetito sin embargo es importante adaptar el tipo de comida a nuestro pez ya que son capaces de digerir la comida de forma muy rápida, lo cual no quiere decir que debamos de darle comida en exceso ya que esto podría ser contraproducente para su salud.

    En el mercado encontraremos comida adaptada para peces en múltiples formatos: escamas, granulados, en forma de sticks… que nos permite alimentarlos con facilidad.

    Es importante que a la hora de suministrar la comida, ésta permanezca en la superficie del agua mientras los peces la ingieren, pues en el caso de que se hunda hasta el fondo de la pecera corremos el riesgo de que se descomponga lo cual podría contaminar el agua. Para calcular correctamente la comida que ingieren los peces, debemos de observar la cantidad que comen en cada toma, de modo que evitemos la acumulación.

    Debemos de suministrar el alimento siempre en un único rincón del acuario ya que de este modo los peces acudirán al mismo lugar. Si la esparcimos por toda la superficie, los peces no podrán desplazarse de un lado a otro para ingerir por lo que la comida que no consuman se descompondrá.

    Una o dos tomas al día es suficiente para alimentar correctamente a un pez de agua fría.

  3. Vigilancia

    Vigilancia

    Mantener una correcta vigilancia de la pecera es fundamental para garantizar la integridad de nuestra nueva mascota. Para ello debemos procurar que la pecera se encuentra en un lugar seguro, en el que el riesgo de caída sea mínimo.

    Si tenemos niños pequeños es importante mantener la pecera lejos de su alcance, y si tenemos animales de compañía como perros o gatos, debemos de mantenerlos alejados de nuestro pez para evitar accidentes innecesarios.

    Colocar una cubierta transparente para cubrir la pecera puede ser una buena opción para evitar que animales o niños caigan en la tentación de explorar la pecera.

  4. Comprobar que sus compañeros sean compatibles

    Comprobar que sus compañeros sean compatibles

    Si hemos comprado un pez de agua fría y queremos que tenga compañía, es muy importante tener en cuenta que no vale cualquier pez. Es fundamental elegir peces de agua fría compatibles entre sí.

    Esto se debe a que los peces a pesar de ser de agua fría pueden verse entre ellos como una amenaza, pueden atacarse entre ellos e incluso matarse. Es por ello que existen especies de peces compatibles, y especies de peces incompatibles.

    Un ejemplo de los peces más populares que pueden convivir en la misma pecera son los siguientes:

    • Goldfish de cola doble: Goldfish, Ángeles, Tiburones, Plecos, Platies, Peces gato, Clown loaches, Anguilas y Tetras negros.
    • Goldfish de cola sencilla: Goldfish, Zebras, Tetras negros, Platies, Mollies, Peces gatos, Corydoras, Tiburones, Plecos y Gouramis pequeños.
    • Bettas: Las hembras de la misma especie pueden convivir juntas, no así los machos. También pueden convivir con Tetras negros, Neones, Cardinales y Zebras.
    • Ángeles: Ángeles, Platies, Discos, Golfish de cola doble, Spiny eels, Clown loaches, Zebras y Tetras Negros.
    • Discos: Discos, Neones, Cardinales, Tetras negros, Plecos, Guppies, Ángeles y Peces gato.
    • Espadas: Platies, Tetras negros, Gouramis, Zebras, Plecos, Kois, Cloan loaches, Algae eaters, Danios y Tiger barbs.
    • Cíclidos: Otras variedades de cíclidos únicamente.
    • Guramis: Espadas, Mollies, Platies, Danios, Zebras, algunos Goldfish de cola sencilla, Tetras negros, Tiger tetras, y Peces gato.
    • Guppy: Neones, Cardenales, Tiburones Pequeños, Ángeles Pequeños, Zebras, Corydoras, Tetras Negros, Mollies y Platies.
    • Platies: Tetras negros, Guppies, Mollies, Espadas, Neones, Cardinales, Goldfish De Cola Sencilla, Tiburones (Bala, Colombiano, Mystic) Corydoras, Rafaelos, Plecos, Lochas, Zebras, Cebritas.
  5. Observar su estado de salud

    Observar su estado de salud

    Al igual que ocurre con cualquier otra mascota, es muy importante observar el estado de salud del pez para detectar cualquier problema a tiempo. En el momento en el que aparece algún signo de enfermedad, encontraremos signos en distintas partes de su morfología que nos harán sospechar. ¿Qué tipo de signos podremos observar?

    • Vientre hinchado o vientre hundido
    • Cambios de tonalidad en el color
    • Ojos desorbitados
    • Descamación de la piel
    • Inapetencia alimentaria
    • Inactividad
    • Frotamientos continuos con las paredes o accesorios del acuario

    Un especialista nos indicará el tratamiento necesario y el diagnóstico de la dolencia.

Al igual que ocurre con cualquier otra mascota, los peces de agua fría también necesitan cuidados y cariño para sentirse bien. Limpiar la pecera de forma periódica, alimentarlos de forma adecuada y mostrar especial atención a su estado de salud son la mejor forma de cuidarlos y de disfrutar de un animal de compañía que nos alegrará con sus bonitos colores.

¿sabías qué...?

Una de las especies de peces más características de los acuarios, los peces Betta, tienen un órgano especial conocido con el nombre de órgano laberinto, que les permite respirar fuera del agua en cortos períodos de tiempo mientras se mantengan húmedos.