Cómo cuidar a un hámster

Aprende a cuidar de tu hámster para que sea una mascota feliz

Una mascota, sea cual sea la especie que elijas, siempre será uno más de tu familia. De ahí la importancia de darle todo cuanto necesite para que tenga una vida feliz. Es necesario saber sobre su raza y costumbres. Hoy en Spoots hemos preparado un texto realmente interesante para que sepas cómo cuidar a un hámster. Estos pequeños roedores, con su alegre personalidad y su simpático aspecto, te robarán el corazón desde el primero día en que lleguen a tu casa. Aprende a tratarlos como se merecen y te darán todo su cariño.

    Índice

  1. La jaula del hámster

    Lo primero que necesitas para tener un hámster en casa es una jaula adecuada. Busca que tenga un tamaño aceptable. En general, se pueden comprar en cualquier tienda de mascotas, donde te aconsejarán sobre las medidas. Es importante que tengan buen espacio y le añadas una rueda para que se ejercite. También hace falta un comedero y un bebedero para que nunca le falte alimento.

    Debes ubicar la jaula en un lugar conde el animal reciba luz. Pero esta no debe ser directa ni estar situada en una parte con exceso de corrientes de aire. Asegúrate de que el lugar está en buenas condiciones y límpiala a diario de sus excrementos y sobras. También es bueno que una vez por semana hagas un avado en mayor profundidad.

    Recuerda que el suelo debe ser confortable para el hámster. Añade virutas de madera o serrín en abundancia para que pueda cavar y estar tranquilo y cómodo. De esta forma le acolchas el piso para que todo esté perfecto para el animal.

  2. La comida del hámster

    Es importante que tengas en cuenta siempre la alimentación de tu hámster. Para ello, asegúrate de que le cambias el agua a diario para que esté limpia y en abundancia. Además, deberá tener siempre comida adecuada para ellos. Tendrás diferentes marcas en las tiendas de mascotas.

    Como extra, será bueno que tu hámster como un par de veces por semana algo de fruta, verdura, queso o incluso huevos duros. Son alimentos que le encantarán y le ayudarán a tener una dieta perfectamente equilibrada.

  3. Juguetes del hámster

    Como hemos dicho, es bueno que el hámster tenga una rueda en su jaula para que haga ejercicio. Pero no es el único juguete que le puedes proporcionar. También es gran idea darle objetos específicos para su especie que pueda roer. Como decimos, en tiendas especializadas hay gran número de ellos.

  4. Un lugar para dormir

    Puedes añadir a la jaula un pequeño lugar para que el hámster duerma. Con un reducido habitáculo de cartón que se adapte bien a su tamaño servirá. El animal se sentirá más protegido y cómodo. Es bueno que lo sitúes en un rincón.

  5. Ejercicio de tu hámster

    Además de la rueda en la jaula, es buena idea que tu hámster salga un par de veces al día de ella. Habilita un espacio más amplio donde pueda correr sin perderse y disfrutar a sus anchas. Sería positivo que al menos una o dos horas diarias el animal tuviese otros entornos fuera de su habitual residencia.

  6. Socialización del hámster

    Un hámster no acudirá a tu llamada como si fuese un perro. Sin embargo, sí te puede reconocer y sentirse confortable en tu presencia. Por eso, cuando lo saques, es buena idea que juegues con él y socialicéis. Has de darle tiempo, pues al principio tendrá miedo y puede sentirse agredido. No te preocupes, con el tiempo serás una figura conocida para él y disfrutará a tu lado.

  7. No bañes a tu hámster

    Es importante no bañar nunca al hámster. Ellos ya se lavan solos. Si te llega mal olor de la jaula, lo que debes hacer es limpiarla o cambiar las virutas, pues el hedor procederá de ahí, no del propio animal.

  8. Controla su salud

    Es positivo hacer visitas periódicas al veterinario con tu hámster. Cada 6 meses o tras un año, es genial que un especialista revise su estado de salud para asegurar que no le pasa nada. No obstante, si notas que sus deposiciones no son normales, se le enrojecen los ojos o hace ruidos extraños, es probable que tenga una enfermedad.

  9. Busca la parejita

    Los hámsters suelen estar más felices en grupos. Es una idea excelente que tengas una pareja de ellos para evitar la soledad. No obstante, asegúrate de que sean del mismo sexo. De lo contrario, tendrás familias ingentes de roedores en breve espacio de tiempo, pues se reproducen a gran velocidad.

Un hámster como mascota es una opción excelente. Son divertidos, agradables y se cuidan con suma facilidad. Eso si, asegúrate de que no le falta de nada. De esta forma podrá estar a tu lado varios años sin problemas.

¿sabías qué...?

El período de gestación de un hámster hembra es de 15 a 30 días. El tiempo dependerá de la especie en concreto que tengas, pues las hay muy diversas, como los enanos, los dorados, los rusos...

comenta y pregunta