Cuidados de las tortugas de agua

Aprende a cuidar de tu tortuga de agua con estos consejos

En el mundo de las mascotas, es evidente que cualquier amante de los animales tiene mucho donde elegir. Desde perros de diversas razas hasta gatos, hurones, hámsters... La variedad de personalidades y especies es enorme. Sin embargo, hoy nos centramos en Spoots en unos simpáticos seres. Descubre los cuidados de las torturas de agua y aprende todo cuanto necesitan para que vivan bien a tu lado. Verás que pueden ser realmente fáciles de proteger y pasarás horas mirando a tus queridas amigas y sus divertidas andanzas.

    Índice

  1. Qué son las tortugas de agua

    Las tortugas de agua son una especie animal dentro de la que encontramos diferentes vertientes. Son semiacuáticas. Las más fáciles de encontrar por estar abiertamente comercializadas son las Trachemys, las Pseudemys, las Mauremys y las Graptemys. No obstante, sus cuidados son muy similares, aunque es necesario que el criador especializado te comente cualquier eventualidad que debas saber según el género que elijas.

  2. Prepara un acuaterrario

    Todas las tortugas de agua domésticas deben vivir en un acuaterrario. ¿Qué significa? Pues que tienes que habilitar una zona para ellas en la que haya:

    • Zona acuática: La tortuga pasará gran parte de su vida en el agua. Así pues, un espacio debe estar dedicado a ello.

    • Zona de tierra: También tienes que disponer de una zona seca o de tierra, como si fuese una pequeña playa, porque necesitan tomar el sol y calentar sus cuerpos.

    El acuaterrario debe estar en una zona segura y alejada de ruidos fuertes. Además, tienes que cambiar el agua y limpiar la parte de pecera bastante a menudo para evitar que proliferen los excrementos. De esta forma eliminas el olor, para lo que existen productos específicos.

    Asegúrate de que el agua que usas en el acuaterrario no posee cloro. Ojo con la del grifo, pues sí que está presente esta sustancia. A la larga perjudicará a la tortuga de agua, especialmente a su vista.

    El acuaterrario debe estar en una zona iluminada, si puede ser con luz natural, mejor. De lo contrario, añade luz ultravioleta unas 2 o 3 horas diarias para que las tortugas de agua se calienten. También debes añadir una bombilla de calor en la zona seca, especialmente si vives en algún lugar muy frío. Es necesario que el acuaterrario nunca baje de los 20ºC de temperatura, siendo la óptima entre los 25ºC y los 28ºC. Asegúrate de que tampoco supera los 30ºC. De otra forma, se pueden resfriar o sufrir problemas respiratorios.

  3. La alimentación de la tortuga de agua

    También es importante que conozcas la alimentación de la tortuga de agua. En general, podrás comprar alimento de diversas marcas especialmente diseñado para cubrir todas sus necesidades biológicas. No obstante, siendo animales omnívoros, puedes ofrecerle otros productos, como carne, pescado o vegetales. Pero ten siempre al pienso preparado como base alimenticia.

    Como añadido o recompensa, la tortuga de agua puede gustar de comer alimento vivo. Los grillos o pequeños escarabajos son un buen complemento. También las lombrices de tierra o los caracoles.

    Además, puedes darle fruta con pulpa blanda como pera o melón, pero nunca ácidas como los cítricos. Añade vegetales como la zanahoria o el pepino o incluso plantas acuáticas y comerán de todo. Pero siempre sin abusar. Recuerda, la base es su pienso, y como extra una vez cada dos o tres días, estos productos frescos.

  4. Cuidados extra de las tortugas de agua

    Como te decimos siempre desde Spoots, recuerda llevar a tus mascotas a revisiones periódicas al veterinario. Si observas comportamientos extraños, falta de apetito, heces blandas o de colores diferentes... es decir, cualquier detalle que te llame la atención, ve a ver al profesional. Y si no notas nada raro, ve una vez cada 6 o 12 meses para llevar el control perfecto y que nada le falte a tu animal de compañía.

Puedes observar que con ilusión y ganas, los cuidados de las tortugas de agua son sencillos y fáciles de llevar a cabo. Con estos detalles claros, asegúrate de que tus mascotas viven perfectamente y sé feliz junto a ellas.

¿sabías qué...?

Una tortuga de agua puede vivir hasta 30 años en libertad. Las domésticas, por su parte, presentan una media de 15 a 20 años. Así que asegúrate que quieres una, porque son animales muy longevos.

comenta y pregunta