Convivencia entre gato y hámster

Aprende los mejores trucos para que tu gato y hámster sean grandes amigos

Tener una mascota conlleva una enorme responsabilidad. Tener varias aumenta en este caso mucho tu necesidad de estar más atento y dedicar más tiempo a cada animal. Tener mínimo un par de diferentes especies complica mucho más la compañía y has de ser muy responsable y estar al tanto de cada detalle. Lograr la convivencia entre gato y hámster ya requiere de maestría. ¿Se puede lograr? Por supuesto que si. No hay nada imposible, y en el mundo de los animales menos, pues hemos visto todo tipo de relaciones entre especies y razas. ¿Quieres saber cómo lograrlo? En Spoots te contamos todo lo que hace falta.

    Índice

  1. Cuidar del temperamento del gato

    Lo primero que tienes que tener en cuenta es el temperamento del gato. Aunque esté domesticado, esta especie es depredadora por naturaleza, y los roedores son sus víctimas desde hace siglos. Así pues, debes considerar qué personalidad tiene tu minino y si crees que realmente puede convivir con una especie mucho más débil.

    La mejor opción es que el gato, desde muy pequeño, esté acostumbrado a la presencia de hámsters y lo vea como algo natural. No obstante, hay más riesgo de que quiera cazar, pues un felino joven tiene su instinto más activo. Aun así, puedes optar por la castración, así tal vez se relaje. Pero de todas formas, recuerda, la forma de ser del minino será un indicador clave para saber si es posible esta convivencia compleja.

    Tal vez tengas menos problemas con un gato mayor. Estos son más tranquilos y solo buscan estar a su aire, por lo que es posible que no haga caso al hámster y no trate de cazarlo nunca.

  2. Cómo iniciar la convivencia

    Si estás decidido y quieres que ambos vivan juntos, prepárate para comenzar la convivencia con una presentación adecuada. Asegúrate de que la primera vez que se vean haya barrotes de por medio. Lo normal es que el hámster esté en su jaula. Si ambos presentan actitud pasiva, es posible que tengas éxito a medio plazo. No obstante, si el felino trata de cazar al roedor o este tiene miedo, paciencia, pues toca esperar, o tal vez no lo logres nunca.

    Para evitar disgustos, especialmente los primeros días, aísla al hámster y ponlo fuera del alcance del gato. O bien cubre su jaula con una malla metálica para que no lo pueda alcanzar.

  3. Da felicidad a gato y hámster

    Sea como fuere, es importante que ambas mascotas estén tranquilas y felices, en un hogar equilibrado en el que se sientan cómodas. El hámster no debe estar suelto, sino en su jaula, y salir algunas horas al día por donde lo tengas controlado. Mientras estés atento a cada detalle, es posible que la convivencia sea positiva y alegre. En tu actitud, paciencia y perseverancia estará la clave del éxito.

Como puedes comprobar, nada es imposible en el mundo animal. Incluso gatos y hámsters, dos especies tan antagónicas, son capaces de convivir. Ahora depende de ti para que ambos se lleven bien. Quién sabe, igual hasta se hacen amigos inseparables.

¿sabías qué...?

Los gatos siameses, los ragdolls, los abisinios o los persas suelen ser razas felinas bastante tranquilas. Es posible que el éxito de la convivencia con un hámster tenga más posibilidades si optas por alguno de ellos.

comenta y pregunta