7 consejos para la convivencia entre perros y gatos

Estudia bien estos consejos si quieres montar tu vergel animal particular en casa

Muchos amantes de los animales nunca tienen suficiente. Si fuera por ellos, poblarían su hogar como si fuese un safari o la mismísima Arca de Noé. Desde Spoots seremos un poquito más humildes, porque la convivencia entre especies nunca fue fácil. Sin embargo, trataremos de desmentir el célebre dicho de “se llevan como el perro y el gato” y les daremos una serie de consejos excelentes para que caninos y felinos puedan vivir en paz, armonía y felicidad dentro de los muros de tu hogar.

Antes de comenzar, recuerda que si bien la convivencia no es imposible, sí que puede ser complicada, así que ármate de paciencia y prepárate para une experiencia inolvidable.

    Índice

  1. Inicia la convivencia lo antes posible

    Inicia la convivencia lo antes posible

    Introducir un animal de otra especie en un hábitat en el que ya reside otro puede ser complejo. Es más, en muchas ocasiones es difícil incluso entre especímenes de la misma especie. Por tanto, es necesario que lo hagas lo antes posible.

    Si la convivencia entre perros y gatos comienza en la más tierna infancia de los mismos, todo será mucho más fácil y llevadero. Para ellos será la normalidad y el felino formará parte de la manada del can, por lo que este no lo verá como un intruso. Tampoco al minino le parecerá un usurpador de su espacio, pues ambos tendrán delimitadas y escogidas sus zonas de la casa.

  2. Educa en paralelo

    Educa en paralelo

    Como es lógico, no es lo mismo educar a un perro que a un gato. Cada uno tiene sus necesidades y capacidades especiales e inherentes a su especie. Lo que sí es común, es que necesitarás grandes dosis de paciencia. Sea como fuere, has de hacer un trabajo en paralelo, y no tanto en conjunto, aunque ambas opciones son necesarias.

    Infórmate bien de las singularidades de cada especie, así como de su raza en particular, pues unas son más proclives a la convivencia y más pacíficas que otras. Una vez conoces bien a tus mascotas, recuerda premiarles siempre que hagan algo de forma correcta, educa en positivo desde el primer día y ofrece premios a cada uno por el cumplimiento de sus necesidades y obligaciones particulares para que sepan convivir juntos de forma armónica.

  3. Organizaciones entre especies

    Organizaciones entre especies

    No debes olvidar que el perro suele vivir en manadas jerárquicas en las que un animal es el dominante. Por otro lado, el gato es una especie solitaria y bastante territorial. Así pues, es evidente que tendrás que ser muy respetuoso y equilibrado con las necesidades organizacionales de cada uno. Para ello, facilítale una zona al gato que sea únicamente suya y permite al perro cierta dominación sobre el felino, aunque el líder debes ser siempre tú.

  4. Aprende a presentar a los animales

    Aprende a presentar a los animales

    Un paso importante en la convivencia entre perros y gatos es la presentación de ambos animales. De su éxito puede depender mucho la armonía para los dos, así que es importante que lo hagas bien.

    Trata de lograr que ambos estén tranquilos, sin excitación extra. Es bueno para ello que estén con poca energía y recién alimentados, así que paséalo y dale de comer, especialmente si alguno de ellos ya convivía contigo.

    Es mejor que tengas a ambos animales atados para poder controlar la situación. Mantén una actitud serena y tranquila, pues su estado de ánimo se le traspasará a ellos. Haz un acercamiento pausado y mantente firme si ves que la cosa se va de madre. Ya tendrás otras oportunidades para volver a intentarlo.

    Por último, recuerda mantener a ambas mascotas separadas durante los primeros días y haz acercamientos progresivos bajo tu estricta supervisión.

  5. Separa las área de comida

    Separa las área de comida

    Un detalle importante que facilitará la convivencia entre perros y gatos es ofrecer un área de comida separada para ambos. Son especies depredadoras, por lo que podrían disputarse el alimento, lo que acabaría en pelea. Si con el tiempo observas que crean un vínculo fuerte, puedes facilitarle la ingesta juntos, pero hasta que llegue ese momento, mejor que cada uno tenga su zona delimitada.

  6. Dales juguetes para que se diviertan

    Dales juguetes para que se diviertan

    Tanto a los perros como a los gatos les encanta jugar y hacer trastadas. Así pues, ofrecerles a cada uno sus juguetes preferidos para que disfruten y se entretengan es una gran idea. Recuerda que así canalizan y gastan energías, socializan y evitan sus conductas depredadoras o antisociales, especialmente en el caso del felino.

  7. Recurre a un profesional

    Recurre a un profesional

    Sea como fuere, tanto si consigues armonía en la convivencia entre perros y gatos como si no, es bueno acudir a un profesional por distintas razones:

    • En caso de que no consigas que tu perro y tu gato se lleven bien, busca un psicólogo animal o un educador que te pueda echar una mano.

    • Hay que recordar que perros y gatos son dos especies diferentes. En ocasiones, bacterias y enfermedades inocuas para uno, pueden no serlo para otros. Al más mínimo indicio de problema de salud, acude a tu veterinario de confianza.

    • En todos los casos es bueno consultar con profesionales antes de intentar la convivencia entre perros y gatos. Aprende sobre las especies, sobre cada animal que vas a tener en casa, su personalidad, costumbres, herencia, detalles importantes, etc.

La tarea de lograr la convivencia entre perros y gatos es ardua, pero nunca imposible. Si tu actitud es positiva y firme, y das a ambas mascotas buenas dosis de cariño y entendimiento, podrás crear en tu hogar el vergel soñado.

¿sabías qué...?

Uno de los casos más increíbles que se conoce de buena relación entre especies se da en el Rocky Ridge Refuge de Arkansas, Estados Unidos. Esta protectora especializada en acoger camadas de cachorros abandonados los recién llegados son amamantados por una mamá muy singular, una capibara con un instinto maternal increíble y enternecedor.