Cistitis en perros - Síntomas, causas y tratamiento

Descubre cómo curar la cistitis canina de tu mascota

Cuando tenemos una mascota en casa, somos los responsables de su bienestar y de todo cuanto le ocurra. Por eso es buena idea estar informados sobre las enfermedades más comunes y sus necesidades básicas. En Spoots, sensibles a estos detalles, preparamos completas listas con posibles problemas y soluciones. Hoy nos centramos en la cistitis en perros o cistitis canina. Descubre los síntomas, causas y tratamiento para saber si tu can está afectado y cómo solventar esta desagradable situación.

    Índice

  1. Qué es la cistitis en perros

    La cistitis canina es una inflamación de la vejiga urinaria del can. No obstante, no es una infección de orina, pues esta es una de las causas que puede desembocar en la cistitis del perro.

    La cistitis canina se puede presentar de forma aguda o incluso crónica. Atañe a perros de todas las edades y podría suponer una mala conducta del can, que se siente molesto y dolido.

  2. Síntomas de la cistitis en perros

    Es importante saber qué síntomas presentará nuestro can si sufre de cistitis canina. Al tener las paredes de la uretra inflamadas por la orina almacenada en la vejiga, el animal sufre dolores y molestias, provocando que miccione muy a menudo, pero con poca cantidad. Otros síntomas son:

    • Presencia de sangre en la orina en algunos casos.

    • Molestias y lloriqueos del can por el malestar.

    • Hiperactividad y constante movimiento por la necesidad de orinar.

    • Esfuerzo a la hora de orinar por la incomodidad.

  3. Causas de la cistitis canina

    Son diversas las causas que pueden provocar la cistitis en perros. No obstante, es bueno conocerlas para dar información precisa al veterinario a la hora de ajustar el tratamiento. Las más comunes son:

    • Entrada de bacterias a través del intestino, que pueden pasar del ano a la uretra y colonizar la vejiga provocando al infección. En este caso, las hembras son más proclives a sufrirla.

    • Piedras en la vejiga que desencadenan la infección.

    • Diabetes facilitadora de la entrada de bacterias por el alto nivel de glucosa en sangre.

    • Tumores en la vejiga o tratamiento para enfermedades cancerígenas a base de quimioterapia.

    • Medicamentos que actúan contra el sistema inmune canino debilitándolo. La cortisona es uno de ellos.

  4. Tratamiento de la cistitis canina

    Si notamos algo diferente en nuestro can, es necesario ir al veterinario para que realice un diagnóstico y se comience cuanto antes con el tratamiento. Por ello es necesario ofrecer información precisa de los síntomas y las posibles causas. Lo más normal es que el profesional realice pruebas como cultivos de orina del perro, radiografías o ecografías según la gravedad.

    Además, administrará un tratamiento consistente en antibióticos recetados por el veterinario, cuya administración no se debe interrumpir a no ser que el especialista diga lo contrario. También es necesario que el can beba bastante agua.

Pese a que la cistitis canina tiene cura generalmente sencilla, es básico que aseguremos una excelente higiene y perfecta hidratación en nuestro perro para evitar llegar a esta situación. De esta forma lograremos que nuestra mascota goce siempre de buena salud y evite infección y enfermedades.

¿sabías qué...?

Como hemos dicho, las perras son más propensas a sufrir cistitis bacteriana canina que los machos. Se debe a que su uretra es más corta, de ahí que sea imprescindible una correcta higiene anal.

comenta y pregunta