Calendario de vacunas para gatos

Conoce la importancia del cumplimiento del calendario de vacunación para la salud del gato

Si eres amante de los animales domésticos y quieres tener una o varias mascotas en casa, hay una serie de detalles que no puedes olvidar, como el calendario de vacunas para gatos, vital para la buena salud de tu minino. No obstante, recuerda que tu presupuesto debe ser holgado para que tenga comida de calidad a diario, juguetes, arenero para que haga sus necesidades, visitas al veterinario y grandes dosis de cariño para que el felino tenga una vida feliz.

En cuanto al tema de las vacunas para gatos, es importante saber el calendario, qué son y cada cuándo hay que que llevarlo al veterinario y por qué.

    Índice

Proceso de vacunación

Durante todo el proceso de vacunación, no hay que olvidar que el veterinario es el profesional encargado de llevar el control de la salud del gato. Debe auscultar al animal, realizar las pruebas pertinentes como la de la leucemia o la inmunodeficiencia felina y descartar enfermedades de diferente índole.

Una vez diagnosticado el animal, que también debe ser desparasitado interna y externamente antes de empezar el proceso de vacunación, llega el momento de comenzar con el calendario establecido que dependerá de las circunstancias particulares de cada gato. Su edad, procedencia e historial definirán las fechas, aunque hay fases genéricas que se pueden adoptar para todo minino doméstico.

  1. Trivalente felina

    Trivalente felina

    La vacuna más importante inicialmente es la trivalente felina. Normalmente se pone en el gatito cuando tiene unos 2 o 3 meses, es decir, una vez ha sido destetado. Posteriormente hay que volver al veterinario pasado un mes para realizar un refuerzo. Seguidamente, se debe añadir un segundo refuerzo al cabo de un año. Finalmente, tienes que regresar al especialista cada tres años para hacer más refuerzos periódicos.

    La trivalente felina cubre tres grandes enfermedades de los gatos, el tifus felino, que le provoca una caída del número de glóbulos blancos, la rinotraqueitis, una afección respiratoria contagiosa, y la calcivirosis, una especie de gripe felina.

  2. Rabia y leucemia

    Rabia y leucemia

    Aunque no es obligatorio, sí que resulta conveniente vacunar al gato contra la rabia y la leucemia. Son dos dosis con intervalos que servirán para que tu felino no contraiga estas dos afecciones que, si bien están relativamente desaparecidas, sí que afectan a un reducido número de mininos pudiendo provocar la muerte en caso de aparecer. Se pone cuando el gato tiene entre 8 y 16 semanas, siendo recomendable hacerlo sobre los 4 meses de edad y no antes.

  3. Otras vacunas

    Otras vacunas

    No obstante, pese a las vacunas obligatorias y las recomendables, hay otras opciones en el mercado que puedes añadir al calendario de vacunación de tu gato. Por ejemplo, contra el FIV o virus de inmunodeficiencia felina, no siempre recomendable, pues muchos expertos dudan de su eficacia. También la vacuna por vía nasal contra la bordetella, que combate este virus respiratorio. O bien contra el PIF o peritonitis infecciosa felina, una grave afección que acaba con la muerte del animal, pues aún no se descubrió una cura.

    Sea como fuere, este tipo de vacunas que no han demostrado su eficacia al 100% y es recomendable usarlas siempre bajo prescripción veterinaria de un profesional.

Si sigues el calendario de vacunación para gatos y las instrucciones de un buen veterinario, tendrás un minino que te acompañará durante años y hará de tu hogar y tu vida un mundo mucho más feliz, de la misma forma en la que tú enriquecerás su existencia dándole todos los cuidados y cariño que necesita.

¿sabías qué...?

Aunque la historia de las vacunas es relativamente reciente, los chinos ya inoculaban la viruela en el año 1000 a.C. para luchar contra esta grave enfermedad.