Cómo arreglar un cajón que no se desliza

Si los cajones se atascan puedes arreglarlos con algunas soluciones caseras y sin gastar dinero.

image description

Cuando tienes un cajón que no desliza no tienes que llamar a un carpintero y gastar dinero en el arreglo.

Hay muchas soluciones caseras que puedes realizar tu mismo para recuperar el funcionamiento orgánico de los cajones y que guardar objetos no se transforme en una odisea.

Arreglar un cajón es muy sencillo pues tan sólo necesitas unos elementos básicos que no faltan en el hogar.

 

  1. Vela

    ¿Quién no tiene una vela en casa? Es común que guardemos al menos una, en caso de que se corte la luz pero también puedes usarlas para arreglar un cajón que no desliza. Retira el cajón del mueble y toma una vela. Córtala a la mitad y frota los rieles, es decir el mecanismo que desliza el cajón y se encuentra en el interior del mueble. Luego frota la zona del cajón que entra en contacto con los rieles y, por último, la zona del mueble en donde encastra el cajón. Coloca el cajón nuevamente y verás como desliza sin problemas. ¿Una recomendación? Elige velas de cera de abeja pues son más efectivas.

  2. Parafina

    Puedes realizar la misma operación pero usando parafina, que es el ingrediente con el cual se fabrican las velas.

  3. Jabón

    Si no hay velas en casa, una opción para arreglar un cajón que no desliza es usar jabón. Debes pasarlo por los rieles, el cajón y el mueble siguiendo el mismo método que el de la vela. Utiliza un paño húmedo para pasar el jabón y no olvides pasarlo también por los laterales del cajón.

  4. Lijar

    Cuando la madera se ha hinchado por efecto de la humedad y los cajones no corren lo mejor es lijar los costados del cajón con una lija. Utiliza una de grano grueso pues son más efectivas en estos casos.

  5. Cinta autoadhesiva

    Si buscas una solución a largo plazo para arreglar un cajón que no desliza, cubre con la cinta las zonas del cajón y del mueble que entran en contacto cuando el cajón se desliza. Antes debes limpiar muy bien el cajón, el mueble y los rieles para quitar restos de suciedad que pudieran adherirse a la cinta y no permitir que ésta pegue bien. Luego lija y finalmente coloca la cinta para así aliviar las zonas de fricción del mueble.

¿sabías qué...?

La humedad es la gran enemiga de los muebles, en especial cuando están fabricados en madera pues ésta se hincha y no permite que corran bien los cajones. Pero esto sucede también con puertas y ventanas por lo que muchos de los métodos antes mencionados pueden ser usados cuando éstas se atascan, ya sea contra los marcos o bien, en el caso de las ventanas, cuando las hojas no cierran bien.