Cómo aplicar barniz

Aprende a aplicar el barniz para que no queden fallos en la superficie

Para aplicar barniz de forma adecuada hay que tener en cuenta una serie de consideraciones que te contaremos a continuación. Recuerda en todo momento que, pese a que es una tarea relativamente sencilla, se debe hacer de forma correcta, de lo contrario, la puerta, mueble o madera que queramos arreglar no quedará bien.

Una cuestión que has de tener en cuenta antes de barnizar una superficie es el tipo de producto que deseas. Hay de diferentes tipos, como brillante o mate. Piensa bien este detalle y elige tu opción adecuada antes de ponerte manos a la obra.

    Índice

  1. Prepara la zona de trabajo

    Prepara la zona de trabajo

    Antes de comenzar a aplicar barniz es importante dejar bien preparada la zona de trabajo. Para ello ventilaremos la habitación para evitar que los posibles gases tóxicos nos afecten y colocaremos plástico o papel en el suelo para no manchar si se derrama el líquido sobre él.

  2. Lijamos la superficie

    Lijamos la superficie

    A continuación, llega el momento de lijar la superficie sobre la que vamos a barnizar. Es importante que quede toda lisa y homogénea. Además, hay que eliminar cualquier capa anterior y toda la suciedad que haya. Puedes hacerlo con lijas, o si tienes una lijadora eléctrica en casa, será estupendo porque te ahorrará mucho tiempo de trabajo.

  3. Removemos el barniz

    Removemos el barniz

    Ahora es la ocasión de comenzar a manipular el barniz. Para ello lo removeremos con suavidad y con cuidado de no agitarlo. De esta forma lograremos que no queden burbujas sobre la superficie cuando lo apliquemos.

    Recuerda usar unos guantes para evitar que aparezcan manchas sobre tu piel en caso de que se derrame el barniz. Es importante ir bien protegido.

  4. Aplicamos el barniz

    Aplicamos el barniz

    Llega la hora de aplicar el barniz. Para ello, en primer lugar mojaremos solo la punta del pincel y, dando pequeños golpes al borde de la lata, quitaremos el exceso. Luego daremos pasadas suaves sobre la superficie en dirección horizontal creando una capa delgada.

    En este sentido, aunque las pasadas de pincel sean suaves, también hemos de trabajar con presteza, pues no se ha de secar el barniz mientras se aplica esta primera capa para que luego no se noten las diferencias y todo quede homogéneo.

  5. Dejamos secar el barniz

    Dejamos secar el barniz

    Terminado este paso, es la hora de dejar secar el barniz. Es importante no tocar nada para evitar imperfecciones. Este es un proceso que puede llevar varias horas, según la ventilación del habitáculo en el que estás trabajando.

  6. Aplicamos la segunda capa de barniz

    Aplicamos la segunda capa de barniz

    Una vez secada la primera capa de barniz, aplicaremos una segunda de la misma forma que hemos explicado en este proceso. Así, la superficie quedará perfecta y con una mejor terminación.

No es nada complicado aplicar barniz sobre una superficie, pero es importante hacerlo bien, con paciencia y técnica, para evitar errores y que todo quede según nuestras necesidades.

¿sabías qué...?

Existían expertos en música que creían que el maravilloso sonido de los violines Stradivarius se debía a la fórmula secreta del barniz usado en el instrumento. Sin embargo, estudios posteriores de rayos X y espectrográficos han demostrado que a lo largo del tiempo, lo único que ha quedado como el original es el cuerpo, que además se ha vuelto a barnizar cada cierto tiempo, por lo que esta teoría no se sostiene en absoluto.