Cómo absorber y quitar la humedad en el hogar

Deshazte de las perjudiciales humedades de tu casa de forma sencilla y natural

La humedad en el hogar puede ser un problema grave. Por eso, vamos a aprender hoy tres métodos sencillos y muy baratos para absorberla y quitarla definitivamente de nuestros hogares.

No debemos olvidar nunca que la humedad, más allá de los problemas estéticos dentro de una casa por la manchas en paredes y techos, supone un gran perjuicio para la estabilidad estructural de los edificios. Además, es realmente nociva para la salud de las personas que habitan dentro, puesto que puede provocar o agravar los estados reumatológicos, óseos, respiratorios, etc.

Sigue las siguientes recomendaciones para absorber y quitar la humedad del hogar.

    Índice

  1. Método del carbón vegetal

    Método del carbón vegetal

    Comenzamos con el sencillo método del cabrón vegetal. Para ello, introduciremos dos piezas de este producto dentro de una lata metálica con tapa. Haremos un agujero en la parte superior de la citada tapa y dejaremos el recipiente en cada una de las habitaciones en las que deseamos acabar con la humedad.

    Es importante cambiar los carbones vegetales cada mes, una vez han absorbido toda la humedad posible y han llegado a su capacidad máxima.

  2. Método de la sal gruesa

    Método de la sal gruesa

    Para probar el método de la sal gruesa debemos conseguir un recipiente grande y plano y verter dentro de él dos kilos del producto salino. Hecho esto, hemos de dejarlo reposar durante unos días en la habitación en la que queremos acabar con la humedad.

    Comprueba el estado de la sal cada varios días. Si la notas muy oscura o excesivamente húmeda, es que ya no puede absorber más. Has de cambiarla por otra nueva, realizando el mismo procedimiento.

  3. Método de la sal de roca

    Método de la sal de roca

    El método con sal de roca es uno de los más efectivos. Para realizarlo, hemos de conseguir dos baldes de distinto tamaño. En el más pequeño, haremos varios agujeros en su base y lo introduciremos dentro del más grande.

    A continuación, tapamos el balde pequeño con una tela de algodón y sobre esta, vertemos dos kilos de sal de roca. Hecho esto, colocamos el deshumidificador casero en la zona en la que hay que reducir la humedad.

    En este caso, debes revisar cada pocos días para vaciar el deshumidificador, que se habrá llenado de agua, y vaciarlo. También has de cambiar periódicamente la sal, según la veas de húmeda y negra.

Podemos observar que no es complicado lograr absorber y quitar las humedades del hogar. Con muy poco dinero, podemos conseguir grandes beneficios para nuestras casas y nuestra propia salud.

¿sabías qué...?

Como hemos visto, la sal es un gran absorbente y un elemento indispensable en nuestro organismo. Sin embargo, si consumimos un gramo de sal por cada kilo de peso del cuerpo, la cantidad podría ser mortal. Incluso se usaba este método como suicidio ritual en China.