Cómo estimular a un bebé de 2 meses

Descubre los mejores métodos para ayudar al desarrollo de tu bebé

Los bebés de 2 meses no tienen los sentidos tan desarrollados como un adulto, habiendo grandes diferencias en la capacidad de cada sentido entre ellos mismos. Estimular al bebé a los 2 meses requiere ante todo paciencia. No vamos a recibir una respuesta clara para saber si está funcionando, teniendo que usar nuestra intuición a la vez que nos fijamos en pequeños detalles que nos harán saber que algo realmente está teniendo efecto.

Si queremos que estos ejercicios sean realmente eficaces es mejor que tratemos de verlos como tiempo de ocio juntos que como terapia obligatoria para el pequeño. Son momentos donde disfrutaremos de nuestro pequeño mientras estimulamos zonas de su cuerpo, sensaciones y sentidos que están desarrollándose en su interior. Nuestra mera presencia e interés le servirá para interactuar con el medio que le rodea, estableciendo un vínculo mutuo respaldado por la sensación de estar actuando en su beneficio.

Presta atención a los siguientes consejos para estimular a tu bebé.

Cómo estimular a un bebé de 2 meses
  • 1

    Acaricia su cuerpo

    Acaricia su cuerpo

    Uno de los métodos más sencillos y que realizamos inconscientemente. Estimular su cuerpo con nuestras manos ayudará a que conozca los límites físicos respecto al mundo que le rodea. Es mejor que sean caricias delicadas, alternando entre pequeños puntos de presión para llamar su atención junto a caricias sostenidas recorriendo parte de su cuerpo. Podemos aprovechar para comprobar reflejos que tiene desde el nacimiento, apretando en zonas como la palma de su mano o en sus mejillas con el dedo flexionado.

  • 2

    Mantén una comunicación constante

    Los bebés aprenden el lenguaje por mera observación, captando los matices de cada lengua mientras tratan de reproducirla por sus medios. Lo ideal es interactuar con él a la vez que hablamos con otras personas estando presente. Hacerle participe indirecto mientras comprende cómo nos comunicamos con otros adultos, entendiendo las normas básicas tanto del lenguaje verbal como del que se reduce a la comunicación no verbal. Desde los 2 meses hará sonidos tratando de comunicarse con nosotros, momentos que podemos aprovechar para establecer contacto visual y comprender a qué se refiere.

  • 3

    Juega con su mirada

    Juega con su mirada

    La vista es uno de los sentidos que más tarda en desarrollarse plenamente. A los 2 meses el pequeño no tiene una visión más allá de las cortas distancias, teniendo que fijarse en patrones constantes para establecer una imagen completa. Mantener la mirada a pocos centímetros de su cara y jugar con objetos oscilantes ayudará a estimular el sentido de la vista. Cuando utilicemos juguetes es importante que tengan un aspecto muy definido o con uno o dos colores llamativos por encima del resto, el pequeño todavía no puede discernir figuras complejas por lo que perderíamos su atención.

  • 4

    Permite que toquetee distintas texturas

    Uno de los sentidos más desarrollados con esta edad es el del tacto, queriendo aplicar presión sobre todos los objetos a la vez que los mueve con sus manos. Permite que juegue con diferentes materiales, explorando sus límites con sus manos. Una cuchara de plástico, un osito de peluche, un bolígrafo con el capuchón sujeto… cualquier cosa manejable y que podamos recuperar rápidamente será adecuada. Eso sí, hay que vigilar cuando esté manejando cualquier objeto ya que los bebés a esta edad tienden a llevarse las cosas a la boca.

  • 5

    Haz un pequeño circuito en el suelo

    Haz un pequeño circuito en el suelo

    Con dos meses la motricidad del bebé es muy limitada, reduciéndose prácticamente a estirar las extremidades centrándose en los dedos. Podemos situarle en el suelo rodeado de juguetes para que trate de alcanzarlos. No va a desplazarse pero sí atraerán su atención visual, oscilando de uno a otro mientras estira los brazos tratando de cogerlos. Tienen que ser objetos de una sola pieza y muy llamativos visualmente, pudiendo jugar a darle la vuelta, moverle un poco desde el aire y acercarle o alejarle mientras le balanceamos.


¿Qué te ha parecido el artículo? :-)
Cargando…