Spoots

Qué es el complejo de superioridad

Uno de los lastres de vivir en sociedad es la inevitable existencia de comparaciones. Cuando nos rodeamos de personas, podemos llegar a mostrar nuestras cualidades o defectos en casi cualquier acción que realicemos, y siempre puede haber alguien dándose cuenta de ello.

Es por eso que, ante la inseguridad de sentirnos valiosos, podemos tratar de encontrar formas de escudarnos o evadirnos de la posibilidad en la que nos los demás, o bien no perciban, o bien desprecien nuestras cualidades, y se centren únicamente en lo que para ellos son defectos. En Spoots te hablaremos sobre el complejo de superioridad y cómo abordarlo correctamente.

¿Cómo se puede definir el complejo de superioridad?

Como un mecanismo neurológico inconsciente y compensatorio de de ideas de inferioridad, en donde la persona intenta resaltar cualidades de sí misma en las que cree que está en ventaja sobre el resto.

¿Cómo podría surgir el complejo de superioridad?

Cuando una persona siente, por la razón que sea, que a la otra se le puede menospreciar (de forma real o ficticia), puede tender a exaltar sus propias cualidades por encima de las de los demás.

En algunos casos puede tratar de menospreciar a los que le rodean a través de sus defectos, o bien puede buscar de forma racional o irracional estar por encima de los demás en cada circunstancia vital en la que se sienta amenazado socialmente.

Normalmente el complejo de superioridad surge como contrapeso a un complejo de inferioridad, aunque no siempre. En cualquier caso, exista de forma aislada o como complemento a la percepción distorsionada de la autoestima, siempre es síntoma de que la persona no está a gusto consigo mismo.

¿Cómo intentar superarlo?

La vida no siempre nos plantea situaciones fáciles, y no siempre nos pone delante personas que nos vayan a ayudar de forma directa o que vayan a ser amables con nosotros. Esas personas tendrán sus motivos para actuar de forma hostil y aunque se hubiese podido actuar de otra manera o mostrarse más fuertes, eso no lo hace a uno responsables de su actitud.

Esta situación puede ser tanto la causa como la base para la solución del complejo de superioridad: aceptar que no eres responsable de las actitudes negativas y las faltas de aprecio que los demás puedan mostrar hacia ti. Así mismo, se debe mirar de frente a las propias flaquezas, analizarlas, y eventualmente aceptarlas en caso de que no se puedan superar, al menos de forma completa.

Independientemente de lo que hagan o digan en relación a uno, uno seguirá teniendo una profunda valía personal, aún si no hubiese tenido la oportunidad de mostrarla.

Esta sensación de superioridad puede ser un síntoma de un trastorno mucho más profundo como lo es el narcisismo, una tendencia de la que también se incluye la megalomanía, en cuyo caso lo mejor es buscar ayuda profesional.

Algunos conceptos interesantes

  • Herir al resto antes de que lo hagan con uno es una premisa es propio de alguien que sufre un desajuste en el equilibrio de su autoestima.
  • Alguien que comúnmente tiene una actitud hostil y despectiva hacia el resto, probablemente lo hace como una reacción anticipada a sufrir discriminación.
  • El alejamiento social por parte de alguien puede ser un síntoma de un complejo de superioridad, como un mecanismo de temor al fracaso de enfrentarse al mundo y sus complejidades.
  • Frecuentemente tanto el complejo de inferioridad como el de superioridad se manifiestan en la misma persona, pero pueden darse casos donde no tengan relación entre sí.
¿Sabías qué...?

El término “complejo de superioridad” fue usado por primera vez por Alfred Adler (1870-1937).