Shakespeare: sus obras más emblemáticas

Te presentamos cinco icónicas creaciones del dramaturgo inglés

William Shakespeare (1564-1616) es probablemente el más célebre escritor de la lengua inglesa y uno de los más influyentes de la literatura universal. Su obra es considerada aún más relevante y de mayor significancia a nivel global que la de Homero, Dante Alighieri, Cervantes o Dickens, entre otros, por la importancia del idioma inglés.

Se conoce que fue hijo de John Shakespeare -comerciante y político- y Mary Arden, pero no hay mayor certeza acerca de otros aspectos de importancia de su niñez y adolescencia. Su vida como dramaturgo comenzaría cuando se traslada a Londres, adquiriendo notoriedad trabajando para la compañía King's Men (Chaberlains Men), propietaria de los teatros The Globe y Blackfriars.

''El Bardo de Avon'', como se le conocía también, fallecería en su natal Stratford-upon-Avon en abril de 1616, de acuerdo al calendario juliano, o mayo del mismo año según el gregoriano.

Hoy haremos en Spoots un recorrido por las obras más emblemáticas de Shakespeare.

    Índice

  1. El sueño de una noche de verano

    El sueño de una noche de verano

    Esta comedia fue escrita en 1595 y es considerada una de las obras clásicas de la literatura teatral a nivel mundial. Se cree que fue escrita para conmemorar la boda de Sir Thomas Berkeley y Elizabeth Carey, a inicios de 1596. El sueño de una noche de verano es una obra llena de fantasía, amor, magia y sueño, los cuales se entremezclan en las historias de amor de una pareja de cómicos despreocupados y una de miembros del mundo de las hadas, durante la boda de Teseo e Hipólita.

    La historia ha sido adaptada por Max Reinhardt, Ingmar Bergman, Peter Hall, Woody Allen, Adrian Noble y Michael Hoffman, entre otros, además de una canción de Queen. 

  2. Romeo y Julieta

    Romeo y Julieta

    Tragedia escrita en 1597 que cuenta la historia de dos jóvenes enamorados cuyas familias rivalizan, por lo que se oponen a la relación. Ante la negativa de sus familiares, se casan en la clandestinidad y viven juntos. La presión que significaba esa rivalidad de sus familias, además de otras fatalidades, encaminan el suicidio de los dos amantes.

    Romeo y Julieta es una de las obras más famosas de Shakespeare, y está en el grupo de las que más veces han sido representadas junto a Hamlet y Macbeth. El argumento romántico-trágico era bastante utilizado a través de la historia pero en el caso de Romeo y Julieta, se basó principalmente en 2 obras anteriores, una francesa y otra italiana, del siglo XVI.

    Esta obra nos manifiesta el genio de Shakespeare al fluctuar entre tragedia y comedia de forma de captar la atención del espectador, además de darle a los personajes secundarios gran importancia en el guion, el cual considera subtramas que enriquecen el argumento certral.

  3. Hamlet

    Hamlet

    Hamlet es una tragedia compuesta entre 1599 y 1601, cuyo título completo es ''La tragedia de Hamlet, Príncipe de Dinamarca''. Es la pieza más larga de Shakespeare y la obra más veces llevada a la pantalla, con más de 60 adaptaciones al cine y 25 series de televisión, solo en el siglo XX. 

    La obra en cinco actos en verso y en prosa transcurre en Dinamarca, tratando de los acontecimientos posteriores al asesinato del padre del Príncipe Hamlet, el rey de Dinamarca, a manos del hermano del rey, Claudio. Este usurpará el trono de Hamlet y se casará con su viuda Gertrudis. El fantasma del Rey le pide a su hijo, el Príncipe, que se vengue de su asesino.

    Sin embargo, su naturaleza melancólica hará que se su acción sea diferida, haciéndose por mientras el loco para no despertar sospechas de querer vengar a su padre, y se cree que la razón de su locura se debe al amor de Ofelia, a quien ahora debe tratar con crueldad luego de haberla intentado seducir antes del asesinato de su padre.

    Entre las escenas famosas de Hamlet destacan la del monólogo de Hamlet (acto III, esc. 1) que comienza con el famoso y célebre verso "Ser o no ser, he aquí el problema".

  4. Otelo

    Otelo

    Otelo es una tragedia (al igual que Hamlet y MacBeth) de 5 actos escrita en 1603, cuya primera representación de la que se tiene certeza es la del 1 de noviembre de 1604 en Londres, más específicamente en el Palacio de Whitehall. Su título completo es ''Otelo, el moro de Venecia''. 

    Otelo se basa en la 7ª novela de la tercera década de los Hecatómitos de Giovan Battista Giraldi Cintio, pero con la salvedad de que el capitán moro y el alférez carecen de nombre en Giraldi.

    Otelo era un moro, general al servicio de Venecia, que conquista a la hija del senador Brabantio, Desdémona, relatándole sus gestas y los peligros por los que pasó, para finalmente casarse con ella. Ante esto, el senador Brabantio acusa a Otelo ante el Dux de haber hechizado y raptado a su hija. El moro explica cómo conquistó a Desdémona, quien confirma su relato.

    Al mismo tiempo, llega la noticia de un inminente ataque de los turcos en contra de Chipre, y Otelo es llamado a ayudar en la causa llevándose a Desdémona junto a él. El alférez Yago comienza a sentir un odio hacia Otelo pues ha oído rumores de que el moro se ha acostado con su esposa. El resto lo debes descubrir al ver la obra misma pero te adelantamos que es una historia muy interesante.

  5. Macbeth

    Macbeth

    MacBeth también es una tragedia, escrita en 1606 pero que fue publicada por primera vez en 1623, siendo una historia de crimen, castigo, brujería y elementos sobrenaturales. Macbeth decide asesinar a su rey y tomar la corona, amparado en las profecías de brujas, forjando su terrible destino y dejándose poseer por el mal que le produce el ansia del poder, por el que se creyó eterno e invencible.

    Ha ganado popularidad y transversalidad a lo largo de la historia curiosamente por las tragedias y hechos fatídicos que han ocurrido entorno a representaciones de la obra desde su estreno hasta el fines del siglo XX.

La obra de Shakespeare ha mantenido su importancia hasta el día de hoy por el legado que ha dejado su capacidad de reflejar las emociones del ser humano de forma sencilla y elocuente, trascendiendo en el tiempo y la cultura. Desde pequeños, escuchamos y conocemos estas célebres y emblemáticas obras de Shakespeare en las innumerables ocasiones en las que son referenciadas en la cultura popular, que sin duda ha sido fundamental para que la gente se encariñe con el personaje y su creación.

¿sabías qué...?
  • Una de las tantas supersticiones teatrales guarda relación con su obra Macbeth, al predecir mala suerte y desgracias a quienes se involucran en su producción, incluso debiéndose evitar decir ''Macbeth''. El origen de esta superstición vendría de la muerte de Hal Berridge, quien interpretara a Lady Macbeth, y que enfermó y falleció en el backstage, en su estreno en 1606.
  • Varios años después, en 1672, un actor que interpretaba a Macbeth en Holanda, cambió la daga de utilería por una real, dándole la muerte al intérprete de Duncan frente a los espectadores. Así como estos dos sucesos, acontecerían otros diez más a lo largo de la historia relacionados con esta obra: Tiroteos, desplome de escenografías, incendios, robos, suicidios y asesinatos de actores. Uno de los más conocidos es el que afectó a Abraham Lincoln, quien una semana antes de ser asesinado en 1865, leyó pasajes de la obra a amigos, con especial atención en la parte donde asesinan a Duncan.
  • En cuanto a la obra El sueño de una noche de verano, el astrónomo William Herschel se inspiró e para dar nombre a los dos satélites mayores de Urano: Titania, la reina de las hadas, y Oberón, el rey de las hadas.