Spoots

Cuál es la diferencia entre suero y plasma sanguíneo

Es bastante común que se confundan los términos de suero y de plasma sanguíneo y que incluso se llegue a pensar que se trata del mismo concepto. Nada más lejos de la realidad. Realmente estamos hablando de un proceso en el que una sustancia pasa a ser otra; de ahí que se confundan ambos términos.

Tanto el suero como el plasma sanguíneo están relacionados con la sangre pero lo cierto es que no se refieren a la misma sustancia y es justamente esto lo que vamos a aclarar a continuación en Spoots: la diferencia principal entre el suero y el plasma sanguíneo.

¿Qué es la sangre?

Existe una única similitud entre los conceptos de plasma y suero sanguíneo, y es que ambos forman parte de la sangre pues es precisamente el líquido que la compone lo que se conoce, en según que estado como plasma sanguíneo o como suero sanguíneo. Pero ¿qué es la sangre?

La sangre, es un tejido líquido que se distribuye a lo largo de todo el organismo y cumple con diversas funciones vitales para la vida del ser humano como son:

  • Distribución de oxígeno a todas las células del cuerpo. Lo recoge de los pulmones a los que vuelve para llevar todo el dióxido de carbono recogido de todas las células
  • Tranporta nutrientes y glucosa para distribuirlos a todos los órganos que los necesitan
  • Protege ante enfermedades e infecciones que son causadas por bacterias. Esta importante labor la realiza fabricando anticuerpos
  • La sangre es, además, el principal regulador de muchas de las funciones que el cuerpo realiza: se encarga de equilibrar la temperatura corporal, equilibra el pH, regula los niveles de agua y de sal e incluso se encarga de establecer un equilibrio adecuado en la presión sanguínea

Componentes de la sangre

La sangre cuenta con algunos componentes, cada uno de los cuales se ocupa de llevar a cabo una tarea específica. Así, podemos diferenciar los siguientes:

Glóbulos rojos

Los glóbulos rojos son también conocidos con el nombre de eritrocitos o hematíes y deben su color a la presencia de una proteína conocida con el nombre de hemoglobina. La hemoglobina cumple un papel fundamental que consiste en transportar la sangre a todos los tejidos y recoger el díoxido de carbono.

Los glóbulos rojos se originan en la médula ósea y desde allí pasan al torrente sanguíneo. Cuando hay poca cantidad de glóbulos rojos en la sangre, se produce lo que conocemos como anemia. El organismo no recibe el suficiente aporte de oxígeno y es necesario administrar una cantidad de glóbulos rojos.

Glóbulos blancos

Los glóbulos blancos, también conocidos con el nombre de leucocitos, son los encargados de defender y proteger al organimo del ataque de otros microorganismos como bacterias o virus causantes de infecciones.

Se originan tanto en la médula ósea como en el sistema linfático y se encargan de defender de dos formas: bien creando anticuerpos o bien devorando a las bacterias causantes de la infección.

Plaquetas

Las plaquetas, conocidas con el nombre de trombocitos, son las células de menor tamaño presentes en la sangre, y su función consiste en coagular la sangre cundo se producen heridas o hemorragias.

Las plaquetas se originan en la médula ósea y cuando existe un déficit de estas, aumenta el riesgo de que aparezcan hemorragias graves.

Plasma

Finalmente nos encontramos con otra de las partes que conforman la sangre: el plasma. El plasma es el líquido del que se compone la sangre, y está formado por agua y por proteínas.

El plasma cumple, entre otras funciones, con la coagulación de la sangre o el transporte de ciertas sustancias:

  • Albúmina: encargada de mantener en equilibrio el agua que conforma el plasma
  • Factores de coagulación: encargados de evitar las hemorragias
  • Globulinas: anticuerpos encargados de mantener la inmunidad del organismo
  • Otras sustancias (minerales, azúcar, grasas etc.)

¿Qué diferencia existe entonces entre el plasma y el suero?

Una vez que conocemos cuáles son las partes que componen la sangre, podemos entender mejor cuál es la diferencia entre el plasma y el suero sanguíneo.

Como hemos señalado anteriormente, el plasma y el suero se corresponden con la misma sustancia aunque las diferencias se encuentran en los factores de coagulación, concretamente en una sustancia conocida con el nombre de fibrinógeno. El fibrinógeno ayuda a que la sangre se coagule. Cuando se separan plasma y suero, el plasma conserva esta sustancia mientras que el suero es la parte restante, que no contiene fibrinógeno.

El suero sanguíneo conforma la parte líquida tras la coagulación y está formado principalmente por agua disuelta con hormonas, dióxido de carbono, minerales y proteínas.

La sangre es indispensable para la vida del ser humano. El plasma, en concreto, es además muy utilizado en determinadas circunstancias médicas como por ejemplo en el caso de pacientes que han perdido mucha sangre.

Donar plasma sanguíneo es una práctica muy necesaria para el mundo de la medicina. Cualquier persona, siempre y cuando cumpla con una serie de requisitos, puede donar plasma sanguíneo en puntos determinados de su lugar de residencia e incluso en los hospitales y centros de salud.

¿Sabías qué...?

Una sola gota de sangre, puede tardar entre 20 y 60 segundos en recorrer todo el organismo hasta llegar al corazón.