Cómo poner caritas o emoticones en Snapchat

Aprende a personalizar tus imágenes de Snapchat añadiendo emoticones

Si hay algo por lo que Snapchat se ha convertido en un gran éxito en todo el mundo es por su capacidad para jugar con las fotografías y vídeos. En una sociedad en la que la imagen es más importante cada día que pasa, esta app permite añadir a tus tomas toda clase de caritas y emoticones que ofrecen un gran nivel de personalización.

Dicho esto, no es de extrañar que Snapchat sea un gran éxito entre los jóvenes y algunos no tan jóvenes. Combina un manejo sencillo con imagen personalizada en un ambiente de chat y red social. Es decir, una combinación ganadora. Pero, ¿sabes cómo poner las caritas o emoticones en tus fotos y vídeos? Aprende con nosotros a hacerlo.

    Índice

  1. Toma la imagen

    Toma la imagen

    Lo primero que tienes que hacer es tomar la imagen. Accede a Snapchat pinchando sobre el icono de la aplicación y entrarás en la interfaz fotográfica. Tan solo tienes que apretar el gran botón redondo de la parte inferior de la pantalla del smartphone o mantenerlo pulsado para capturar un vídeo.

  2. Abre el menú de emoticones

    Abre el menú de emoticones

    Una vez has tomado la fotografía, llega el momento de comenzar a insertar todos los emoticones o caritas que desees. Para ello, tendrás que fijarte en la parte superior derecha de la pantalla del smartphone. El primero de los tres iconos que verás será sobre el que harás click para abrir el menú. Se parece a una pequeña hoja de papel con una esquina doblada. Otros son para añadir color o insertar texto en las imágenes de Snapchat.

  3. Añade emoticones al gusto

    Añade emoticones al gusto

    Una vez has activado el menú, ya puedes añadir tantos emoticones como desees. Solo tienes que seleccionar el que te guste y pinchar sobre él. Se aplicará directamente sobre la imagen y lo podrás situar donde quieras únicamente arrastrando con el dedo. Si repites la operación, podrás aplicar tantos como te guste a tu creación personal.

Añadir emoticones o caritas a tus creaciones de Snapchat es una labor verdaderamente sencilla. Tal vez ahí es donde radica su éxito. Ahí y en lo divertido que es jugar con tus propias imágenes y personalizarlas al gusto para compartir con tu gente.

¿sabías qué...?

Tal vez veas el logo de Snapchat como un simple fantasma, pero es mucho más. Se llama Ghostface Chillah, y está basado en un miembro de un grupo de rap asiático llamado Wu-Tang Clan.