Cómo desarrollar los hemisferios del cerebro

Conoce los secretos de los hemisferios cerebrales

El cerebro en los seres humanos es el órgano más complejo con mucha diferencia. Cada hemisferio se relaciona con diferentes características pudiendo ejercitarlas individualmente. Aunque todavía la investigación del cerebro humano se encuentra en una etapa relativamente prematura los avances en las funciones asignadas a cada hemisferio permiten diseñar diferentes ejercicios y técnicas con los que acentuar las capacidades personales según nuestros intereses.

Hay que tener en cuenta que las estrategias que sigamos no tendrán efectos inmediatos. Es vital que mantengamos constantemente los ejercicios y tareas asignadas, integrándolos en nuestra forma de vida antes que realizándolos de forma puntual cuando nos acordemos. Además, no necesariamente notaremos mejorías reseñables, sobre todo cara a pruebas estandarizadas o un rendimiento medido. Son técnicas que nos permitirán mejorar en determinados aspectos desarrollando los hemisferios pero no nos van a convertir en personas diferentes o excepcionalmente punteras.

Desarrollar el hemisferio derecho

En el hemisferio derecho encontramos las capacidades relacionadas con la intuición, el sentido artístico y la percepción tridimensional como sus principales características. También podremos observar cómo la imaginación y el sentido musical son particularmente notables en este hemisferio, teniendo que centrar los ejercicios que realicemos en mejorar dichas capacidades. Con todo, muchos de los ejercicios que hagamos en este campo afectarán también al desarrollo del hemisferio izquierdo.

Una de las mejores formas es modificar nuestras rutinas cotidianas, buscando la espontaneidad y su correspondiente novedad. Podemos adentrarnos en nuevos géneros musicales, leer libros que hasta ahora no nos habíamos planteado o cambiar la ruta desde la que acudimos al trabajo. Hay que potenciar la creatividad y el manejo de nueva información para fortalecer el hemisferio derecho, haciendo que trabaje constantemente creando nuevos escenarios mentales.

Mejorar el hemisferio izquierdo

Para trabajar el hemisferio izquierdo debemos primero diferenciarlo claramente del derecho. Las habilidades relacionadas con el lenguaje, el razonamiento y la capacidad numérica se sitúan en este hemisferio. Por tanto, los ejercicios que realicemos tratarán de fortalecer estas capacidades, aprovechando el rendimiento del que disponemos pudiendo mejorarlo con el tiempo. No son ejercicios que necesariamente beneficien al hemisferio derecho como sí pasaba en su caso.

Al estar tan relacionado con el lenguaje y las matemáticas podemos escribir, crear listas, realizar juegos numéricos y trabajar con figuras geométricas en juegos de mesa. Son sencillos y divertidos por lo que normalmente podremos realizarlos sin aburrirnos ni pensar que estamos perdiendo el tiempo. Si nos gusta escribir tendremos la ventaja adicional de fortalecer capacidades del hemisferio derecho como la imaginación, siendo con diferencia el ejercicio más recomendable.

Trabajando ambos hemisferios

Ya hemos visto ejercicios concretos para cada hemisferio pero también cómo algunos de ellos afectan a ambos al mismo tiempo. Una forma de mejorar los hemisferios es realizar exclusivamente ejercicios que fortalezcan habilidades de los dos. Ahorraremos tiempo y normalmente conseguiremos mejores resultados a nivel general que si nos centramos en trabajar uno de ellos en exclusiva. Además, normalmente en un ritmo de vida completo donde incluimos rutinas de deporte, relaciones sociales, momentos de ocio y jornadas laborales ejercitaremos muchísimas habilidades que afectan a los dos hemisferios, siendo más práctico tratar de combinar ejercicios de ambos que buscar el desarrollo extremo de uno dejando de lado el otro por pura preferencia personal.

Uno de los mejores trucos es cambiar la mano dominante en las rutinas diarias para fortalecer el hemisferio contrario manteniendo la actividad inicial. Hay que recordar que cada hemisferio ejerce dominancia sobre el lado contrario del cuerpo, quedando supeditada por ejemplo la mano izquierda al control del hemisferio derecho. Si normalmente nos lavamos los dientes con dicha mano podemos recurrir a la derecha para ejercitar ambos hemisferios.

Si queremos unas pocas actividades concretas que afecten a ambos lo mejor es recurrir al dibujo y a la escritura. Con ambas tendremos momentos de entretenimiento al mismo tiempo que ejercitamos los dos hemisferios, trabajándolos de forma sencilla sin la necesidad de incidir exclusivamente en uno de ellos.

Cómo desarrollar los hemisferios del cerebro

¿Qué te ha parecido el artículo? :-)
Cargando…