Literatura

Te mostramos el significado de literatura y como ha evolucionado en la historia.

La literatura puede tener diferentes significados y acepciones. Puede ser descrita como una corriente artística que se basa en el uso del lenguaje, normalmente escrito, si bien también algunas definiciones pueden incluir la parte hablada cantada. Así también, literatura puede definirse como una escritura que incorpora la literiaredad y no el lenguaje común, mientras que también es muy aceptada la definición de ella como el conjunto de producciones literarias surgidas en una región y espacio de tiempo dados (ej: literatura renacentista).

 

Concepto de literatura

La palabra literatura tiene su origen en el término litterae del latín y está intimamente relacionada con conceptos como la poética o retórica. Ella hace referencia al conjunto de obras escritas de diversos géneros literarios como la poesía, la narrativa, etc. que luego se clasifican en más grupos según su especialización (ejemplo, dentro de la narrativa tenemos distintas novelas y relatos de misterio, aventuras, etc.).

Evolución de la literatura

Siempre han existido obras escritas, pero lo que se considera como literatura no surgió hasta el año 2000 A.C, con el Poema de Gilgamesh, de origen sumerio y que reflejaba narraciones pasadas por la vía oral.

En Europa, la literatura se expandió gracias a las historias clásicas en poemas principalmente, que narraban hazañas legendarias (por ejemplo la Odisea y la Ilíada de Homero). Aunque es difícil dar una estimación, digamos que la evolución de este tipo de literatura clásica fue evolucionando hasta el siglo V. Tras finalizar el siglo V, se introdujo la Edad Media, estancándose la literatura, así como la mayoría de las expresiones artísticas, en el pasado sin apenas innovaciones, centrándose en temas bélicos o religiosos.

En el siglo XV y hasta el siglo XVIII fue una época en la que la literatura avanzó, atravesando los periodos del renacimiento, barroco y el neoclasicismo. Miguel de Cervantes, Garcilaso de la Vega, Quevedo, Tomás de Iriarte, etc. son solo una muestra del extenso catálogo de escritores de habla hispana que en dicha época se dieron a conocer.

Ya en los siglos XIX al XX entramos en lo que es la etapa contemporánea de la literatura, cuya clave fue la Revolución Francesa de 1789. En dicha época se le da más importancia no al contenido, sino al contexto, buscando nuevas formas de romper con lo establecido y mostrar un punto de vista diferente al lector. Entre los escritores famosos de este período están Oscar Wilde, Hemingway, Julio Verne o Antoine de Saint-Exupéry, por nombrar sólo a algunos.

Tipos de géneros literarios

Ya mencionamos al principio dichos géneros, los cuales son tres fundamentales:

  • Género lírico: La lírica expresa emociones y sentimientos a través de una métrica definida como versos, que pueden tener rima asonante o consonante, o incluso ninguna de las dos. Por lo tanto, dentro del género lírico están la poesía, coplas, romances, sonetos y odas. Algunas de las obras líricas más famosas son: Edipo Rey (Sofocles) o Crepusculario (Pablo Neruda).
  • Género narrativo: La narrativa cuenta una historia, con una introducción, nudo y desenlace, protagonizada por unos personajes y un narrador, que cuenta la historia al lector. Dentro de este mundo destacamos a la novela, la leyenda, el cuento, la fábula, la narración histórica, etc.
  • Género dramático: La dramaturgia narran los sucesos o acontecimientos en vivo, en donde los personajes cuentan la historia con diálogos y gestos. El género dramático comprende al género teatral. Algunas obras dramáticas famosas son: Romeo & Julieta (Shakespeare) o Ruy Blas (Victor Hugo).

Influencia de la literatura en la sociedad

La sociedad y literatura se retroalimentan, creciendo y modificándose según las necesidades. Por ejemplo, en una sociedad muy religiosa, la literatura de ese tipo abundará en la mayoría de los estantes de la gente, y habrá un mayor interés por investigar sobre ella.

También funciona en el otro sentido, es decir, gracias a la literatura, pueden verse de manera distinta cosas que anteriormente ni siquiera se nos plantearían. Si Darwin no hubiese escrito el “Origen de las especies”, que no deja de ser literatura (científica, pero literatura al fin y al cabo) quizás nadie más habría propuesto una teoría como la evolutiva dentro de la ciencia.