Spoots

Cuántas veces es normal hacer el amor con tu pareja

Si te has preguntado cuántas veces es normal hacer el amor con tu pareja, entonces llegaste al lugar indicado, porque a continuación despejaremos tus dudas con toda la información necesaria. Una vez al día, una vez a la semana, o dos veces en un fin de semana. No tiene que haber un límite concreto que determine la “cantidad normal” para tener relaciones sexuales con tu pareja. Es algo bastante personal, y dependerá también de otros factores, como si viven juntos o no, si tienen hijos, si trabajan mucho, etc.

Es habitual que una persona se preocupe por el número de veces que tiene intimidad, especialmente cuando se trata de una relación sentimental que acaba de comenzar. Si bien el imaginario popular asume que el hombre tiene más necesidad de sexo que las mujeres, te sorprendería saber el buen apetito sexual que puede tener una mujer, lo cual es un ejemplo de la refutación de algunos mitos de la sexualidad femenina.

Suele ocurrir también que una de las dos personas tiene “más ganas de sexo” que el otro. Todo esto encaja perfectamente en la vida normal de una relación, ¡así que no te preocupes! Lo importante es hablarlo (no siempre es fácil), de forma de que no se vayan acumulando rencores entre ambos.

¿Cuántas veces es normal tener relaciones por semana?

Según la terapeuta especialista en sexualidad, Matty Silver, la frecuencia sexual de una pareja depende de diversos factores como son la edad, el estilo de vida que lleven, la etapa en la que están (no es lo mismo una pareja que lleva 6 meses, a una que lleva 6 años) y también la libido de cada uno, es decir, las ganas y el deseo sexual que cada persona sienta, que cambia de una persona a otra tanto como el color de ojos. Los problemas surgen cuando esta libido no coincide, y para una de las partes es necesario hacerlo cuatro veces a la semana, y para la otra parte solo una. Aquí comienzan las diferencias e insatisfacciones.

Por eso decimos que la respuesta a cuántas veces es recomendable tener relaciones no es exacta, sino todo lo contrario, ya que dependerá de los factores que antes mencionamos. Pero sabemos que quieres números y datos concretos, y por eso te contamos que se han realizado una gran cantidad de investigaciones y encuestas a grupos de personas diferenciando las edades, ya que es uno de los factores que más influyen en el resultado final:

  • Entre los 18 y 29 años se tienen relaciones unas 112 veces al año (2,14 veces por semana), no tienen por qué ser mejores pero si son más frecuentes
  • Entre los 30 y los 39 un promedio de 86 veces (1,65 veces por semana)
  • Entre los 40 y 49 unas 69 veces al año (1,32 veces por semana)
  • A partir de los 50 se tiene sexo una o ninguna vez a la semana

También hay estudios que han concluido que las parejas felices tienen intimidad entre 3-4 veces por semana. Sin embargo, esto puede no ser necesariamente el caso para todas las parejas felices y, por tanto, no es una buena idea comparar el número de veces con el de tus amigos o amigas, porque no se trata de alcanzar un número en sí, sino que de que ambos estén conformes. Es por esto que lo mejor es conversar sobre la cantidad de veces que cada uno desea tener intimidad, y ver si es posible satisfacer los requerimientos de ambos. 

Te contamos que en toda relación se debe establecer un criterio para evitar que la actividad placentera se convierta en parte de tu rutina diaria. Pero lo cierto es que, sobre todo al comienzo de una relación, los momentos de intimidad son frecuentes, porque la llama está muy encendida, al estar ambos conociéndose y con todo el deseo de generar momentos íntimos.

¿Y en el matrimonio?

En cuanto a la pregunta de cuántas veces es normal tener relaciones en el matrimonio, tampoco es una respuesta única y no hay muchos secretos pues cada matrimonio es diferente del otro. Lo que sí se ha comprobado en algunos estudios es que las parejas que conviven en matrimonio tienen más sexo que una pareja de novios que no convive juntos, lo cual refuta otro mito, aunque esto no sea siempre cierto para todos. Si quieres números, algunos estudios del hemisferio occidental han estimado que el 35% de las parejas casadas reportó haber tenido relaciones sexuales 2-3 veces a la semana, mientras que 4 de cada 5 parejas reportó hacer el amor al menos un par de veces al mes.

En cuanto a consejos para hacer el amor en el matrimonio, una idea para mantener viva la llama, además de varias las diferentes formas o posturas excitantes para tener sexo, es crear un ambiente adecuado (más romántico, o quizá atrevido). No existen muchas oportunidades para que uno de los dos se anime a intentar hacer el amor con el otro si ve que su pareja está más pendiente de la televisión que de tener un contacto con él o ella mientras están en la cama o en el sofá. Tener un baño de tina juntos y abrazados, prender unas velas, escuchar una música ambiental a oscuras, son todas ideas posibles aún dentro del matrimonio, que sin duda ayudarán a mejorar la frecuencia de relaciones, si ambos así lo desean.  

Cuidados a tener en cuenta al hacerlo más seguido de lo que puedes dar 

Los beneficios del sexo para la salud son múltiples, y si puedes hacer el amor con tu pareja varias veces poniendo en práctica poses y técnicas diferentes probablemente gozarás de buena salud física y mental. De hecho, es recomendable hacer el amor al menos 2 veces por semana, para mantener una buena salud física y mental. Sin embargo, los aspectos que debes tener en cuenta si tienes relaciones sexuales con mucha frecuencia son: 

  • Se puede perder la motivación: la actividad sexual se vuelve algo repetitiva y termina siendo parte de la rutina de la relación. Conoce en nuestro artículo anexo las cosas que hacen perder la motivación sexual.
  • No siempre se rinde bien: el exceso y el desgaste físico pueden jugar una mala pasada. Para tener relaciones sexuales de calidad hay que procurar estar en el mejor estado físico y mental posible, y a veces, cantidad no es calidad. Sin duda que la carga de trabajo actual en las grandes ciudades no les permite a muchos llegar a casa con todo el ánimo y las fuerzas, y esto puede incidir en el desempeño y deseo sexual, especialmente en casos de estrés laboral, depresión u otras afecciones nerviosas.
  • Se puede pasar a llevar la opinión del otro: Si uno de los dos busca con mucha frecuencia tener sexo (más que su pareja, digamos, aunque el primero o primera no se de cuenta), quizás su pareja acceda por un tiempo, al parecerle una buena idea. Pero con el tiempo alguno de los dos pueda creer que la relación se está volviendo muy "física" y prefiera priorizar otros tipos de contacto o vínculos mientras están juntos (como ir al cine o ver una peli juntos). La clave está en aprender a equilibrar diferentes aspectos de la vida en pareja para que resulten satisfactorios para ambos.
  • Embarazo no deseado: mantener relaciones sexuales con demasiada frecuencia aumenta las probabilidades de fecundación, sobre todo cuando no se usa ningún método anticonceptivo, como la pastilla anticonceptiva. Esto puede ser un problema también si no se tienen cuidado con los días del ciclo menstrual en que la mujer es fértil, asumiendo que no se usan los métodos anticonceptivos.

Cuando hacerlo tan seguido no es una opción para algunos

Por otro lado, hay personas que prefieren dejar el sexo para situaciones más especiales, como los fines de semana, que es cuando generalmente se tiene más tiempo y la mente y el cuerpo están más relajados. Esta opción también es válida, pues para muchas parejas esto permite lograr mantener la motivación sexual y evitar que hacer el amor se vuelva algo repetitivo. En esto una forma de ayudar a sentir más deseo es variar algunas posturas o posiciones para hacer el amor. El sexo puede convertirse para ellos en un ritual especial, algo bueno que uno espera durante algunos días, y que cuando llega el momento, se siente mágico. 

También hay parejas que no conviven, por lo que no duermen juntos cada noche, y esto hace que las veces que tienen intimidad sexual sean menos frecuentes. Encontrar un lugar para poder tener sexo es una dificultad para algunas parejas, y es algo que también influye en la frecuencia sexual de una pareja. De hecho, cada vez es más frecuente encontrar parejas sin sexo en su vida diaria, por opción, aun cuando siguen siendo una minoría.

No esperar a estar predispuesto para hacerlo

Si esperas a estar con el humor correctamente predispuesto a tener sexo, entonces podrías estar esperando un largo tiempo. Los estudios sugieren que el deseo puede surgir de la nada aun cuando la persona no esté necesariamente dispuesta mentalmente. Basta con un poco de estimulación para lograr aumentar o hacer aparecer la libido en la pareja.

Por otro lado, así como es necesario practicar ejercicio regularmente para mantener un buen estado físico, lo mismo vale para los músculos pélvicos, los cuales pueden atrofiarse si no son estimulados con frecuencia. No te preocupes por el número de veces que tienes relaciones con tu pareja, sino que mejor asegúrate que cada encuentro sea estimulante y placentero, y que ambos estén de acuerdo con la frecuencia que están teniendo. 

Lo más prudente es disfrutar plenamente de tu vida sexual en el momento apropiado, sin forzar nada o tratar de mantener relaciones cada vez que te encuentras con tu pareja. Después de todo, saber cuántas veces se puede hacer el amor con alguien es un dato secundario cuando estás con alguien que te hace feliz y ambos disfrutan de estar con el otro. 

¿Sabías qué...?

Cuando se empieza una relación sentimental se estima que la práctica sexual tiene una media de 4 a 5 veces por semana.