Cómo rizar el pelo con la plancha

Una forma sencilla y rápida de conseguir ondas sexys y rizos en una melena lisa

image description

Desde que aparecieron las planchas del pelo, la industria de la peluquería ha ido innovando de manera rápida y creativa, especialmente para aquellas que  quieren aprender a peinarse solas. Las planchas, se han convertido en unas aliadas muy poderosas. Pueden convertir una melena lisa y lacia, en una melena llena de ondas duraderas.

Pero para obtener buenos resultados es recomendable elegir una buena plancha de pelo, que tengan un mínimo de calidad, ya que las baratas, no suelen tener unas buenas placas de cerámica, que son las que protegerán la fibra de tu cabello, además de que no tendrán un regulador de temperatura.

¿Cómo hacernos rizos con la plancha? Muy sencillo, sigue los siguientes pasos y consigue los mejores resultados.

  1. Calentar la plancha

    Dependiendo de tu cabello si es más fino o no, pon una temperatura y fíjala (cuanto más grueso tengas el pelo, más temperatura necesitará). Deja que se caliente y no la toques hasta que haya alcanzado su temperatura ideal. No subas más la temperatura, podrías chamuscar tu cabello.

  2. Protector de calor

    Aplícate un protector de calor. Quieres definir unos rizos en una cabellera lisa, pero no quieres poner en peligro su composición. Acostúmbrate a tener estos hábitos con tu cabello, y evitarás que se reseque. Reparte generosamente y deja que se absorba durante un par de minutos, antes de comenzar a aplicar el calor.

  3. Separar y seleccionar

    Dependiendo de la cantidad de rizos que quieras, puedes separar tu cabellera en tres o cuatro secciones horizontales y ya desde allí, separar cada sección en mechones. Es mucho más cómodo hacerlo de esta manera, porque así llevas un orden de qué has rizado y qué no y consigues que los rizos sean ordenados y de tamaño semejante.

  4. Rizando

    Agarra el mechón y estíralo. Coloca la plancha cerca de la raíz y ciérrala. Deslízala un par de segundos, hacia abajo, de manera recta y cuando hayas avanzado unos centímetros, sin dejar de sujetar el mechón con la otra mano, para que no se escape, gira la muñeca que sujeta la plancha 180 grados, sin detenerte. Recuerda hacer este proceso lentamente.

    Sigue deslizando la plancha hacia abajo, hasta las puntas. Cuando hayas llegado, suelta el mechón y verás cómo se levanta el rizo solo. A veces se queda quieto, pero sólo tienes que agitarlo para que “despierte”.

    Si lo quieres más definido, pasa la plancha aún más lentamente. Si quieres algo más natural, comienza a girar la muñeca a partir de la media melena. Si quieres unos rizos más caídos, emplea unas planchas más anchas o no gires tanto la muñeca y te saldrán unas ondas preciosas.

Así de sencillo puedes conseguir los rizos en tu melena lisa. Sólo tienes que echarte un poco de laca para terminar de fijarlos. Pero si has empleado unas buenas planchas, los rizos te durarán tres días.

¿sabías qué...?

A veces se confunden las planchas con las tenacillas y son totalmente diferentes. Aunque su cometido y su forma de actuar es muy similar, os puedo prometer, como chica de pelo liso y lacio que las planchas rizan más y mejor que unas tenacillas, por muy buenas que sean. Y es que éstas, se emplean para aquellas de pelo ondulado o ya rizado, para definir. No son tan buenas, para crear, porque los rizos se caen en minutos.

Otra cosa que es necesario saber es que muchas personas quieren fijar los rizos y se echan algo de laca, antes de pasar las planchas. TOTALMENTE PROHIBIDO. La laca se echa cuando se ha terminado todo el proceso o acabarás quemando todo el pelo.