Cómo maquillarse con correctores

Los correctores son indispensables para lograr un maquillaje perfecto y corregir imperfecciones. Aprende a usarlo correctamente

image description

Parece que no, pero emplear el corrector a la perfección no es tan sencillo. Hemos visto muchos vídeos sobre cómo emplearlos y siempre nos quedamos con ese lápiz de punta rosada o esa barrita cremosa que aplicamos en puntos en la línea de las ojeras y que luego vamos extendiendo con una esponjita.

Hay una manera más sencilla de maquillarse con corrector y quedar estupenda.

¿Qué necesitamos?

  • Corrector líquido, un tono más claro que tu piel. Busca uno que tenga un aplicador con pincel, como el de los brillos de labios.
  • Esponjita o tus propios dedos.
  1. Aplicación

    Sacamos el pincelito y desde el extremos interno del ojo, a la altura del lagrimal, dibujamos una línea que vaya hacia abajo, en forma de arco. Como si recorriésemos la línea de las ojeras. Haz tres líneas finas, en ambos ojos, creando una especie de triángulo.

    Para dar más claridad a tu mirada y llenarla de luz, dirige el pincel a la zona de las patas de gallo y a la altura del lagrimal, dibuja tres líneas cortas y finas de dentro hacia fuera.

    Procura no echar mucho de este producto. Es un corrector, no una base.

  2. Disimular marcas

    Si tienes muchas marcas, alguna cicatriz o manchas del sol, aplícate el corrector por encima, de manera que apenas lo roce. Una minúscula gota podrá cubrirlo. No te preocupes si ves que se cubre poco, porque cuando lo extendamos y lo fijemos, será otro mundo.

    Si las marcas que quieres disimular son más pequeñas, no uses el líquido corrector, emplea un lápiz para tal fin.

  3. A extenderlo

    Empleando los dedos o una esponjita, sigue el mismo camino que recorriste con el pincel, sin presionar demasiado, de dentro hacia afuera, siguiendo la curvatura natural de la zona de debajo del ojo. Lo mismo con la cara exterior, donde están las arruguitas.

    Extiende bien, hasta que se haya fundido bien con tu piel. Ya con sólo ver el resultado de cómo se ha extendido de bien, te quedarás más que contenta, porque tu rostro estará mucho más iluminado.

  4. Fijación

    Al ser un corrector líquido, no os aconsejo una base líquida o cremosa, porque os va a sobrecargar el rostro y no podrá respirar muy bien. Mi consejo, una base de polvos sueltos, que puedas aplicar fácilmente con unos brochazos ligeros. Del mismo tono de tu piel o medio tono más claro, para no tener que estar retocando los cortes que se producen en el rostro con el maquillaje. Nada de más oscuro. Aplícatelo de manera ligera, para que quede lo más natural posible.

Así de sencillo se aplica el corrector. No tienes que andar luchando con una esponjita para que se extienda bien en las partes que necesitas, volver a echarte porque no te llega o porque bajo los ojos se nota que llevas corrector. Sólo tienes que buscar el líquido correcto y conocer una manera fácil de aplicarlo.

¿sabías qué...?

Muchas mujeres confunden el corrector con la base y viceversa. Resultado, acaban aplicándoselo por toda la cara, especialmente si tienen marcas de acné. Esa no es la mejor manera de disimular esas pequeñas imperfecciones, porque sólo creará el efecto ?máscara? y sólo hará falta un poco de calor para que comience a derretirse la cara. Aplicando el corrector como es debido, no hace falta tomarlo, como si de una barra libre se tratase.