Spoots

Cómo aprender a besar

Besar a la persona que nos gusta es uno de los actos más simbólicos a la par que placenteros que podemos realizar. Saber besar es un arte en el que siempre podemos aprender algo nuevo. Por mucho que creamos que somos expertos besando cuando se nos presenta la oportunidad seguimos teniendo esos mismos nervios de la primera vez, lo que nos demuestra que besar no es algo de lo que te puedes acostumbrar.

Con estos trucos podremos mejorar nuestra técnica, sirviéndonos de unos consejillos que harán que nos convirtamos en auténticos expertos en lograr que nuestros besos sean los más recordados. Porque ese es el objetivo principal, buscar que el beso esté ambientado en un contexto lo más idóneo para la situación. Nada mejor para conseguir que el momento sea único que hacer que las personas que participan en él se sientan ajenos al mundo que les rodea.

    Índice
  1. 1 No tengas prisa
  2. 2 Juega con la mirada
  3. 3 Recuerda usar tus manos
  4. 4 Besa más que los labios
  5. 5 Mantén el beso unos segundos
  • 1

    No tengas prisa

    Dar un buen beso es mucho más que saber usar los labios. Espera a que aparezca el momento adecuado y déjate llevar. Si intentamos que surja de forma artificial solo lograremos que la persona con la que estamos se sienta incómoda, estropeando la magia que hayamos creado sin que exista posibilidad de recuperarla. Cuando estamos a gusto con alguien siempre surge la tendencia de ir más allá por lo que un buen clima hará que besarnos acabe ocurriendo más tarde o más temprano.

  • 2

    Juega con la mirada

    Una de las mejores formas para hacer saber a la otra persona que queremos darle un beso es jugar con la mirada. Lanza miradas fugaces, manten un poco la mirada y sonríe a continuación. Este sistema es uno de los más claros a la vez que románticos, haciendo que el acto físico de besar tenga un significado mucho más profundo que el mero deseo por el placer que proporciona. Además, si hemos sabido jugar con la mirada, nuestro beso irá cargado de pasión siendo mucho más especial para los dos.

  • 3

    Recuerda usar tus manos

    Acaricia, sujeta su cara, apártale el pelo…las manos son de las partes más sensuales del ser humano. Muy apreciadas por las mujeres en su forma y por los hombres en su uso, una caricia en el momento justo puede romper la tensión en una situación donde notamos que ambos queremos besarnos pero no acabamos de ver la forma de hacerlo. Ten en cuenta que no significa que las manos se nos escapen a zonas comprometidas, es más transmitir la sensación de interés y tanteo que de querer acelerar las cosas.

  • 4

    Besa más que los labios

    Si queremos dotar de pasión el momento es fantástico besar zonas como el cuello o las comisuras de los labios. Zonas sensuales, cargas de significado que arrancan un momento de pasión súbito sin que comprometa necesariamente a nada. Es un proceso continuo, donde dejaremos a nuestras emociones actuar por encima de nuestros pensamientos. Dicen que la persona que sabe besar más allá de los labios es el que realmente comprende el poder que pueden llegar a ejercer los besos en una relación.

  • 5

    Mantén el beso unos segundos

    Ya lo hemos logrado, el beso se ha consumado y ambos queremos disfrutar de ese instante: haz que no lo sea. Deja que el beso se prolongue unos segundos, añadiéndole un delicioso placer a un acto tan cargado de sentimiento. Este tipo de besos suelen ir acompañados de más besos pequeños a continuación junto a palabras concretas, la mejor forma de demostrar que queremos que esa situación se dé más veces en la vida.

¿Sabías qué...?

Los besos con lengua nunca pasarán de moda. Lo hayas hecho alguna vez o no recuerda que al menos una vez en la vida debes probarlos, ¡te sorprenderás!