" href="

A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Trying to get property of non-object

Filename: milukituki/article.php

Line Number: 12

Backtrace:

File: /home/www/spoots.com/web/application/views/themes/milukituki/article.php
Line: 12
Function: _error_handler

File: /home/www/spoots.com/web/application/helpers/template_helper.php
Line: 11
Function: view

File: /home/www/spoots.com/web/application/controllers/NodesFront.php
Line: 383
Function: template

File: /home/www/spoots.com/web/application/controllers/Routes.php
Line: 129
Function: index

File: /home/www/spoots.com/web/index.php
Line: 383
Function: require_once

" itemprop="url">

A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Trying to get property of non-object

Filename: milukituki/article.php

Line Number: 13

Backtrace:

File: /home/www/spoots.com/web/application/views/themes/milukituki/article.php
Line: 13
Function: _error_handler

File: /home/www/spoots.com/web/application/helpers/template_helper.php
Line: 11
Function: view

File: /home/www/spoots.com/web/application/controllers/NodesFront.php
Line: 383
Function: template

File: /home/www/spoots.com/web/application/controllers/Routes.php
Line: 129
Function: index

File: /home/www/spoots.com/web/index.php
Line: 383
Function: require_once

  • Analizamos El Ego de Cibeles con Andrés Aberasturi
  • Analizamos El Ego de Cibeles con Andrés Aberasturi

    image description

    Desde que comenzara su andadura hace tres años, El Ego de Cibeles se ha convertido en la plataforma de despegue de jóvenes diseñadores más importante de nuestro país. Lo que comenzó siendo un evento que corría fuera del circuito de la Semana de la Moda Madrileña, ha pasado a formar parte integrante e indisoluble de la misma. En esta su 7ª edición se le ha dado incluso la responsabilidad de inaugurar la Cibeles Fashion Week, lo que demuestra su consolidación dentro del panorama de la moda nacional.

    Las críticas a la pasarela Cibeles se suceden por parte de casi todos los medios de comunicación desde hace años, y desde que se incorporara a su circuito a El Ego también le ha salpicado parte de este recelo generalizado. Por eso, desde Con dos bolsas en cada mano quisimos conocer en primera persona la historia y evolución de esta gran plataforma, charlando con su creador Andrés Aberasturi, y aclarar algunos de los puntos más controvertidos.

    Como sucede muchas veces, detrás de grandes eventos que vistos desde fuera parecen perpetrados por titánicas empresas o personajes de gran influencia, lo que se esconde detrás de El Ego de Cibeles es una pequeña pero gran historia forjada a base de mucho esfuerzo y perseverancia. Su semilla se remonta a diciembre del año 2003. Andrés tiene un hermano con parálisis cerebral profunda, una enfermedad rara que afecta a un porcentaje muy pequeño de españoles. Su padre dirige desde hace años una fundación de ayuda a este sector bastante marginal de la población.

    Siendo el 2003 el año oficial del discapacitado y ante la poca repercusión real de esta circunstancia en lo que a actos y medios de comunicación se refiere, y aprovechando que acababan de montar Pelonio, una empresa de organización de eventos, Andrés Aberasturi y su equipo deciden montar un desfile de moda benéfico en el que piden a 10 diseñadores consagrados (Modesto Lomba, Agatha Ruiz de la Prada..) y algunos jóvenes (Roberto Diz, José Miró..) que confeccionen un vestido inspirado en Las Meninas, tomando la metáfora de María Bárbola, la niña enana del cuadro, para representar al discapacitado.


    La primera sorpresa fue comprobar que los diseñadores aceptaban la propuesta, y aunque nunca habían hecho un desfile y estaban algo atemorizados, todo salió redondo. El desfile se presentó en Casa de América; primero salía la modelo sola con el vestido para darle protagonismo a la prenda, y en una segunda salida iba acompañada de un niño discapacitado. "El desfile fue precioso y salió razonablemente bien. A nosotros, y a mí personalmente, el mundo de la moda me encantó como sector, porque venía del mundo frío del evento, mientras que aquello tenía algo artístico. Era muy bonito".

    Mientras organizaban el desfile entablaron muy buena relación con Roberto Diz, un diseñador gallego afincado en Jeréz, muy transgresor y provocador, que en aquel momento estaba empezando. Con él hubo muy buena química y decidieron colaborar juntos y encargarse de su comunicación. "Sin querer me vi metido en un mundo que era una maravilla. Vi que había un montón de diseñadores jóvenes que no tenían un espacio donde mostrar su trabajo". Hicieron un par de desfiles con Roberto, empezaron a ir a Cibeles invitados por los diseñadores... Y pronto se dieron cuenta de que hacía falta un espacio para el diseño joven; el discurso estaba en todos lados, en el ambiente se palpaba una necesidad y sobre todo una pregunta: ¿por qué nadie lo hace?

    Así, con la referencia clara de Circuit en Barcelona, que funcionaba, Andrés Aberasturi decide crear el Ego. Inicialmente era un proyecto pensado para vivir del patrocinio privado por lo que empieza a visitar empresas buscando ayuda económica para sacarlo adelante; la idea era acumular muchos patrocinadores que hicieran pequeñas aportaciones. A todas les parecía bien el proyecto y ofrecían su apoyo pero ninguna quería dar dinero. El entusiasmo era generalizado pero necesitaban dinero y el dinero no llegaba. "Estuve un año llamando a las puertas de las empresas más grandes del país pidiendo apoyo económico. Todos ponían buena cara pero nadie daba un duro".

    Viendo que aquello no acababa de cuajar, terminó por recalar en el que, al final, era el sitio más lógico: el despacho de Cuca Solana, directora de pasarela Cibeles. Y a ella en seguida le interesó. El de Pelonio era una proyecto sólido con mucho respaldo y apoyos, incluido el de la Comunidad de Madrid que cedía Alcalá, 31 para los desfiles. En Ifema dieron el sí y es entonces cuando nace oficialmente El Ego de Cibeles. Desde entonces y hasta hoy, El Ego lo financia Ifema y sin ellos no podría haber existido. "A Cibeles se la critica mucho, pero yo creo que como toda institución tiene cosas buenas y cosas malas, pero no es inmovilista porque si lo fuesen no se hubiesen metido en el berenjenal de Ego y al final el tiempo les ha dado la razón".

    En los últimos tres años Pelonio ha rastreado toda España buscando diseñadores de modo que han obtenido cierta visión y control del mercado, del panorama del joven diseñador y han conseguido convertirse en todo un punto de referencia. Además de Ego ahora mismo también organizan la pasarela de moda del FIB, el On Rock & Fashion en Canarias, dentro de Moda Cálida, y la Pasarela Abierta de Murcia.

    Pero Pelonio no sólo se ha especializado en moda. De forma paralela comenzaron con las Fiestas Focaccio, un proyecto muy vanguardista dentro del sector nocturno: fiestas temáticas de disfraces en sitios inverosímiles de Madrid, un desguace, un cine porno, un restaurante chino, un salón de bodas y bautizos... Esto les ha dado credibilidad, han demostrado que no sólo saben hacer desfiles. Las fiestas han tenido mucho éxito dentro del sector cultura, de manera que al final todo cobra sentido, pues la moda también es en parte cultura. Así, poco a poco se han ido especializado en gestión de contenidos culturales.

    El pasado septiembre El Ego da un salto sustancial, abandona el salón de Alcalá, 31, donde venía realizándose las pasadas cinco ediciones, y entra a formar parte de los desfiles de Cibeles en Ifema. Según lo entiende Andrés, esta circunstancia tiene cosas buenas y cosas malas. El edificio de Alcalá, 31 estaba fantásticamente situado, en pleno centro de la ciudad, era muy urbano y tenía mucho encanto. Pero estructuralmente era muy complicado montar allí, apenas había espacio, y de alguna manera se entendía como algo independiente de la Semana de la Moda de Madrid. Es cierto que tenía frescura y libertad, pero faltaba la repercusión mediática, que es fundamental.

    El año pasado Ifema decide ampliar mucho el concepto de Cibeles y dentro de ese paquete de cambios determina que el Ego se sume a la pasarela oficial. "En un 90% el cambio ha sido bueno". No hay duda de que la repercusión mediática se ha multiplicado, pero desde entonces, la crítica también les llega a ellos. "En Alcalá no recibíamos malas críticas, ahora nos salpica". Antes nadie les hacía demasiado caso, era algo que no se tenía en cuenta; el antiguo formato daba a los diseñadores cierta inmunidad que ahora no tienen y quizá por eso también se permitían desvaríos y locuras que ya no se permiten; antes era casi un juego, ahora es algo más serio y con una repercusión enorme.

    No hay más que leer las críticas de esas primeras ediciones para comprobar la condescendencia de la mayoría de los medios, que sonreían divertidos como se sonríe ante las travesuras de los niños, sin tomarlos demasiado en consideración. "Pero a la larga que te critiquen es positivo. Las buenas críticas todo el rato son malas, eso significa que no te están tomando en serio". El hecho de que algunos diseñadores hayan tenido malas críticas el año pasado significa que El Ego se está tomando más en serio, y eso al mundo de la moda le interesa. "Los jóvenes diseñadores que antes tenían un papel irrelevante ahora no lo tienen, y Cibeles como concepto también ha ganado, el Ego oxigena un poco todo".

    Pocas personas como Andrés Aberasturi conocen la situación del diseño joven español. En su opinión la situación es mala, y lo es por varias razones. En España no hay una cultura de la moda como industria y eso es una cosa que se tarda en cambiar, pero es lógica porque no hemos sido un país importador de moda. Esto repercute directamente en los jóvenes diseñadores. "Aquí la mayoría de la gente compra ropa en Zara y Mango, en Berlín un gran grupo de gente renuncia a las firmas comerciales y busca la pequeña marca, es una cosa cultural, que se da en otros planos como la música".

    Es muy difícil encontrar potenciales compradores, las tiendas no apuestan por el diseño joven. Los procesos de distribución y producción también se ven afectados y resulta complicado producir barato. Los diseñadores pequeños no pueden hacer grandes volúmenes de colección y eso encarece gastos y repercute en el coste final del cliente. Es un problema estructural.

    De cinco años para acá han ocurrido dos cosas: la explosión en el mercado de Zara y Mango -que es el mayor acontecimiento en el mundo de la moda que ha tenido España- y, de forma paralela, la aparición de una nueva generación de diseñadores, con referentes en David Delfín, Carlos Díez y Locking Shocking, que han abierto camino. Esas figuras han generado cierta curiosidad o interés por parte de la gente joven y eso se refleja muy bien en el éxito de convocatoria de El Ego; los diseñadores interesados en participar se multiplican exponencialmente cada nueva edición. Está claro que hay interés y, sobre todo, que existe una estructura de formación cada vez más sólida con un número creciente de escuelas en diferentes puntos del país.

    En un momento determinado, estas dos circunstancias se cruzan; "a muchos de los diseñadores de los primeros Egos nos los ha quitado Zara". Muchos de los diseñadores que han triunfado en El Ego trabajan ahora para Inditex, de manera que los dos mundos que son el motor de todo esto confluyen. El problema es que esto aún no repercute en las pequeñas marcas, pero acabará haciéndolo. Cuando después de trabajar un tiempo en grandes empresas de moda los diseñadores decidan volar solos y abrir su propia firma, su visión del mundo de la moda habrá cambiado a mejor y serán capaces de sacar adelante su propia empresa. En la actualidad, el problema es que los diseñadores no se plantean ser una empresa, no tienen en mente la parte comercial y económica, no saben gestionar su creatividad como negocio.

    Para dar un fuerte empuje al diseño joven lo que hace falta es que Zara (que es la imagen de la moda española fuera de España), se implique."A día de hoy Zara nos quita talento, se queda con los diseñadores buenos por su propio interés pero no da nada a cambio". Lo que le queda pendiente a Zara es reinventir formando diseñadores, financiando pasarelas alternativas... Tienen que darse cuenta de que su futuro depende un poco de estos diseñadores jóvenes que van a ser los que van a acabar diseñando su ropa. "La situación del diseño joven en España es bastante peor que en otros países de Europa, pero soy optimista en la medida en que esa cultura de moda se va asentando".

    Desde hace algunas ediciones se han alzado algunas voces críticas contra los procesos de selección de El Ego. Para muchos se ha convertido en un inalcanzable al que parece imposible acceder en procesos poco transparentes. "La gente se siente injustamente tratada cuando no es así". Cada edición se presentan aproximadamente 250 dossieres y de ahí tienen que seleccionar a no más de 10 , "el porcentaje es muy pequeño y no podemos coger a más".

    El proceso de selección es limpio y transparente, asegura Andrés Aberasturi. Cuatro o cinco meses antes se abre la convocatoria vía web a diseñadores nacionales y extranjeros, y se pone un plazo de entrega de dossieres. "Lo que pedimos es un dossier, para valorar ese trabajo. Es injusto no poder ir diseñador por diseñador hablando con ellos y que nos enseñen su ropa hecha pero es que no podemos, por tiempo. La mejor solución que se nos ocurre es la del dossier".

    Este dossier debe incluir una biografía tipo currículum con los trabajos realizados previamente y los bocetos (dibujos o fotografías) de la colección que presentará el diseñador en Ego. Se trata de que el diseñador confeccione algunas de las prendas, las fotografíe y lo envíe. Es la única manera de comprobar el nivel de acabado y calidad. Aún así, Andrés es consciente de que el sistema no es perfecto pero es lo que más se acerca a ello. "Es como la democracia, el mejor de los sistemas aunque es malo".

    De los 250 dossieres que reciben cada convocatoria hay cosas muy malas, o muy especializadas que no entran en el perfil. De lo que queda tras una primera criba salen los finalistas. Por otro lado, Pelonio tiene acuerdos con entidades como ModaFad, que hace su propia convocatoria, o Esdegma (Escuela Superior de Diseño y Moda de Galicia). "Ellos hacen la labor que yo no puedo hacer más en detalle". A ellos les interesa que sus diseñadores acaben en Ego, y desde Pelonio confían plenamente en su criterio de selección de manera que sus ganadores quedan directamente incluidos entre los finalistas.

    Una vez escogidos todos los finalistas se crea un comité, para que el proceso sea lo más imparcial y transparente posible. "Lo que yo nunca quiero es que me vengan diseñadores por la calle pidiendo que les meta en Ego, me parece peligroso que dependa de mí; nunca he querido que dependa de mí ni de mi equipo".

    Este comité está formado por prensa especializada en moda, en el sector tendencias. Cada edición las personas que lo forman cambian, de manera que no son siempre los mismos. Los miembros del comité se reúnen en Ifema y revisan uno a uno todos los dossieres finalistas. En un proceso que dura horas, se hace una votación en la que cada miembro puntúa el dossier del 1 al 10. Entonces se suman las votaciones y los más votados son los que estarán en El Ego. "Soy consciente de que hay mucha gente cabreada, ojalá pudiésemos hacer 200 desfiles, pero no puedo".

    Algunas de las voces más críticas se preguntan por qué no hay diseñadores o profesores de diseño en el comité de selección de El Ego. Desde Pelonio aseguran que no es algo circunstancial sino justificado. No creen conveniente introducirlos en el comité en la medida en que forman parte del mismo sector y pueden generar tanto sesgos positivos como negativos. La idea de contar con periodistas de moda se justifica por ser profesionales que conocen el mundillo pero no están metido en él y no viven directamente de eso. La prensa está en una posición neutra que no tienen los diseñadores. "Hacemos lo que buenamente podemos, somos honestos, no nos dejamos comprar, porque no nos interesa por la propia supervivencia del proyecto".

    Críticas o defectos a parte, y asumiendo que siempre es posible mejorar, lo cierto es que El Ego de Cibeles es, a día de hoy, la plataforma de lanzamiento de jóvenes diseñadores más importante y potente de nuestro país, y su creador, Andrés Aberasturi es, ante todo, un apasionado del diseño joven que gracias a su esfuerzo e insistencia ha logrado convertir El Ego de Cibeles en uno de los mejores escaparates para los jóvenes diseñadores; tener la oportunidad de mostrar el trabajo personal sobre la pasarela Cibeles es un objetivo que no pocos diseñadores sueñan con conseguir.

    Así fue la 6ª edición de El Ego de Cibeles (septiembre 2008).

    Así ha sido la 7ª edición de El Ego de Cibeles (febrero 2009).

    .