Cómo afrontar un divorcio con hijos

Aprende la forma de superar esta dura situación

Divorciarse es siempre una situación difícil de manejar, pero cuando le añadimos la existencia de hijos en común se vuelve un auténtico quebradero de cabeza para todas las partes implicadas. Es fundamental que prioricemos el bienestar de nuestros hijos ocurra lo que ocurra. Puede que al principio nos dé una falsa sensación de sacrificio extremo cuando nos planteamos la situación, pero hay que aceptar que cuando pase el tiempo nos quedaremos con el cariño y el deseo de estar con ellos, planteamiento que puede complicársenos si hemos fallado desde el principio en este punto.

Para poder afrontar el divorcio debemos estar seguros de que todos tenemos claro lo que va a ocurrir. Hay que implicar activamente a ambas partes en la relación para superarlo. Aunque apliquemos nuestras propias estrategias personales para afrontarlo de la mejor forma posible hay puntos en común que inevitablemente tendremos que tratar en conjunto, momentos donde la comunicación y el diálogo abierto a la búsqueda de soluciones y planteamiento de propuestas se vea necesario para avanzar.

Cómo afrontar un divorcio con hijos
  • 1

    Habla con tus hijos sobre la situación

    No sirve de nada que tratemos de endulzar el divorcio, lo cual no significa que no tengamos tacto a la hora de explicar lo que ocurre. Debemos asegurarnos que sepa lo que pasa, comprendiendo las consecuencias en la familia. El punto clave es asegurarnos de que nos aclare qué pensamientos tiene sobre lo que ocurrirá a partir de ahora ya que tienden fácilmente a establecer teorías personales imposibles de imaginar desde los ojos de un adulto. Insistir en que seguiremos siendo una familia, donde todos se quieren y se apoyan independientemente de lo que ocurra.

  • 2

    Incluye a tu ex pareja para hablar sobre los hijos

    Puede que nuestro divorcio sea particularmente duro pero cada parte del extinto matrimonio es fundamental en el desarrollo del niño. Tu ex pareja seguirá siendo parte de la vida de los hijos hagas lo que hagas por lo que cuenta con ella. Situaciones clave, puntos evolutivos donde los padres deben estar presentes, decisiones que tengan que ver con su futuro. Hacer el vacío a una de las dos partes solo conseguirá producir confusión en el pequeño, sin entender por qué además de no estar ya juntos tampoco forman parte de su vida como antes.

  • 3

    Sinceridad en todos los aspectos

    Sinceridad en todos los aspectos

    Cuando rompemos la relación de una forma tan abrupta los primeros a los que engañamos somos a nosotros mismos con aspectos como la situación personal o las decisiones que tomaremos en el futuro. Reconoce cómo te sientes en todo momento y actúa en consecuencia. Si tratas de engañarte solo lograrás que el proceso sea más duro, ralentizando la forma de superarlo y haciendo que los problemas que surjan a su alrededor se vuelvan mucho más graves de lo que serían en un principio. Ten en cuenta, además, que los niños son particularmente perspicaces: si nos ven mal ellos vivirán aún peor el proceso de divorcio.

  • 4

    No busques culpables

    Uno de los mayores peligros en el divorcio con hijos es que los pequeños crean que el divorcio es por culpa de ellos, pensamiento que alimentamos si estamos continuamente buscando culpables externos aunque no nos refiramos a ellos. Acepta la situación y mira hacia delante en vez de quedarte anclado buscando causas de lo ocurrido. Cuanto más tiempo dediquemos a pensar sobre lo acontecido más nos costará seguir hacia delante, situación que pagaremos personalmente y que hará sufrir de forma innecesaria a nuestros hijos.

  • 5

    Recuerda que tú sigues siendo importante

    Recuerda que tú sigues siendo importante

    Ya hemos insistido en la importancia de anteponer el bienestar de nuestros hijos por delante del resto de puntos, pero no por ello queremos decir que ignoremos nuestro propio bienestar. Mira por tu futuro y las decisiones que tomarás a nivel personal. Se puede compaginar perfectamente el mantener una relación positiva con nuestros hijos, seguir atentos a su desarrollo y al mismo tiempo permanecer encauzando nuestra vida en multitud de aspectos.


¿Qué te ha parecido el artículo? :-)
Cargando…