Cómo tratar la aerofagia

Tips efectivos para que los gases no sean un problema

La aerofagia es el término médico para definir la flatulencia o los gases intestinales y estomacales, los cual pueden producir dolor abdominal, pesadez de estómago, hinchazón y espasmos intestinales, entre otros síntomas. Las causas de la aerofagia pueden ser variadas, pudiendo venir provocadas por estados nerviosos o de ansiedad, comer muy rápido o apenas dedicar tiempo a masticar los alimentos, etc. 

Cómo tratar la aerofagia

Hábitos saludables para librarse del problema de los gases intestinales

Aprender a masticar pausadamente

La aerofagia no solo es causada por el tipo de alimentos que consumimos sino también por la forma en que masticamos estos alimentos. Se debe procurar hacerlo de forma pausada y tranquila, masticando varias veces antes de ingerir los alimentos, lo que facilitará la digestión entre otros beneficios. Las personas que sufren ansiedad o estrés tienden a apurar la ingesta de alimentos, por lo cual quizás una forma de tratar la aerofagia sea diagnosticando estas afecciones psicológicas y dándoles tratamiento adecuado. Además, el comer lento ayudará a prevenir la aerofagia en el sentido de que evita que la persona trague aire excesivamente, otra de las causas de esta afección.

Mantener a raya el estreñimiento

Las personas que sufren de estreñimiento tienen mayores probabilidades de sufrir aerofagia. El estreñimiento se define como una alteración intestinal en donde hay una retención de agua mayor a lo normal en el intestino grueso, causando un endurecimiento de las heces. Para poder disminuir los síntomas del estreñimiento algunos hábitos que se pueden incorporar son una alimentación más rica en fibras, hacer más ejercicios (se vio en un paso anterior) y consumir más líquidos, si bien la opinión de un especialista será la última palabra en esto.

Hacer ejercicio y llevar una vida saludable

Ya vimos que la ansiedad o el estrés pueden pasarnos la factura a la hora de comer, y una buena manera de superarlo naturalmente es practicando ejercicios regularmente, pues se sabe que producen hormonas que nos dan un mayor bienestar a nuestro cuerpo, además de ayudar a desintoxicarlo. Así también, se recomienda la práctica de actividades relajantes y de meditación, como el tai chi, la reflexología, el yoga o el pilates para reducir los síntomas del meteorismo.

Evitar el tabaco y el chicle

Algunas actividades facilitarán que tragues más aire de lo normal, y el dejarlas traerá consigo otros beneficios para la salud, como un mayor control en el consumo de azúcar y en el caso del tabaco, innumerables otros beneficios. Entre ellas mencionamos el masticar chicle regularmente y dejar el tabaco. Una opción a estos últimos puede ser un caramelo sin azúcar, que no implique masticar. También se debiera evitar dentro de lo posible el consumo de cafeína, como la que se encuentra en el café, ciertos tés, en bebidas energéticas o la Coca-Cola, entre otros.

Hablar más despacio

El hablar rápido (al igual que el hablar mientras se come) es un comportamiento muchas veces asociado al estrés y la ansiedad, que facilita el ingreso excesivo de aire a nuestro cuerpo. Intenta respirar por la nariz y hablar de forma más pausada, teniendo una respiración más ordenada y rítmica. Además, el poder hablar más pausadamente le dará más valor a tu discursos frente a tus oyentes.

Toma infusiones de hierbas medicinales

Uno de los remedios caseros para los gases o flatulencias es preparar infusiones de plantas carminativas, esto es, de plantas que tengan facilidad para eliminar los gases estomacales o gases intestinales, así como las flatulencias. Entre las hierbas medicinales con tales propiedades destacamos al hinojo, el anís, la manzanilla, la menta, el comino y el cilantro.

Evita las bebidas gaseosas

Las bebidas carbonatadas, también llamadas sodas o gaseosas, además de generar gases estomacales, tienen un alto contenido en azúcar, lo cual es perjudicial para nuestra salud. Estas gaseosas transportan el gas a tu sistema digestivo, pudiendo en algunos casos fomentar la aparición de la aerofagia.

Cuidar la alimentación

Es muy importante que conozcas qué alimentos debes comer si tienes aerofagia, pues muchos de ellos, aun siendo sanos, producen mayor cantidad de gases que otros, y si sufres de aerofagia entonces procura limitar su consumo. Primeramente, procura no excederte en la ingesta de hidratos de carbono de absorción lenta, como las pastas y el pan blanco.

De igual modo, dentro de los alimentos que fomentan los gases intestinales están varias verduras (repollo, coliflor, alcachofa, cebolla, rábanos, etc), legumbres (judías secas, lentejas, garbanzos) y los lácteos enteros, así como las grasas. Intenta buscar alimentos con buen contenido de fibra insoluble.

En algunas ocasiones es posible que las causas de la aerofagia no se deban a un mal hábito sino a una cuestión médica, como ocurre por ejemplo cuando la persona no respira adecuadamente, y tiende a hacerlo principalmente por la boca en lugar de por la nariz. En estos casos es necesario acudir a un médico especialista para que valore la dolencia y estime la solución más adecuada.


¿Qué te ha parecido el artículo? :-)
Cargando…