Tipos de adicciones

El mundo de las dependencias es muy amplio e incluso sorprendente

Cuando una persona se encuentra en una situación de adicción a cualquier tipo de hábito o sustancia (a veces erróneamente catalogados como vicios), decimos que es una persona adicta que ha perdido el control acerca de la causa que provoca su dependencia. Cuando esto ocurre, se produce un cambio en su percepción del entorno y de su vida, siendo la adicción el eje central de su vida, sus comportamientos y sus hábitos. Sin embargo dentro del mundo de las adicciones, podemos encontrarnos con diferentes categorías.

Tipos de adicciones

Todas las adicciones tienen un origen y se producen por algún motivo, y en gran parte de las ocasiones se utilizan, por parte de los adictos, como una forma de enmascarar un problema y de huir de la realidad.

Existen diversas formas de categorizar las adicciones, aunque la más común es aquella que clasifica las adicciones en función del tipo de sustancia o hábito que la ocasiona. 

¿Qué clases de dependencias existen?

Adicción a determinadas sustancias

Efectos que produce el consumo de drogas 

En primer lugar, cabe destacar que dentro del mundo de las adicciones a las sustancias podemos encontrarnos dos tipos de efectos:

  • Efectos físicos: en este sentido, nos encontramos con una respuesta del organismo a la adicción, en el caso de la adicción a sustancias (alcohol, tabaco, drogas…), el cual se va acostumbrando a depender de las sustancias que crean adicción, requiriendo cada vez una mayor dosis para poder funcionar correctamente
  • Efectos psicológicos: la persona mantiene una continua dependencia a la sustancia que hace que psicológicamente se encuentre bien consumiéndola, y que aparezcan alteraciones de conducta cuando se encuentra alejada de ella

Las adicciones que pueden provocar ciertas sustancias, también incluidas como adicción a las drogas, son las siguientes:

  • Adicción al tabaco: en este caso, hablamos de la adicción a una sustancia contenida en el tabaco como es la nicotina. La nicotina es un estimulante sedante que afecta principalmente al sistema nervioso central
  • Adicción al alcohol: la dependencia a las bebidas alcohólicas provoca que la persona pierda la capacidad de concentración, su carácter se torne más agresivo e incluso lleguen a sufrir alucinaciones además de nerviosismo o ansiedad
  • Adicción a la marihuana: la planta de la marihuana produce adicción psicológica, disminuye la ansiedad y la memoria a corto plazo y en grandes dosis puede producir ataques de pánico e incluso psicosis
  • Adicción a estupefacientes, barbitúricos o narcóticos: este tipo de sustancias suelen recomendarse, en dosis mínimas, para tratar problemas de ansiedad, sin embargo cuando el tratamiento se prolonga pueden producir dependencia. A largo plazo aparece pérdida de conciencia, alucinaciones y pérdida de la orientación
  • Adicción a los inhalantes: los inhalantes son sustancias químicas de origen industrial que se utilizan para fabricar productos de uso cotidiano como por ejemplo pegamentos, pinturas, diluyentes… Estos productos desprenden vapores químicos que al ser inhalados pueden provocar alteraciones mentales, euforia y dependencia
  • Adicción a la cocaína: la cocaína es una sustancia que crea una profunda adicción y cuyo consumo conlleva a corto plazo un sentimiento de euforia, agudeza mental y energía. A largo plazo, su consumo conlleva importante problemas de salud como por ejemplo convulsiones, dolor de cabeza, molestias gastrointestinales, ataques cardíacos y en casos más extremos incluso convulsiones que pueden llevar a un paro cardíaco entre otras muchas complicaciones potencialmente mortales
  • Adicción a la heroína: la heroína es una sustancia que derivada de la planta del opio con efectos analgésicos e hipnóticos, a la vez que sedantes que producen en la persona euforia. A corto plazo, su consumo produce una sensación de bienestar y placer que va desapareciendo poco a poco. A largo plazo, su consumo conlleva problemas de salud como alteraciones psicológicas (depresión, apatía), problemas gastrointestinales, pérdida de memoria, dificultad para mantener la atención, hipotermia, y estado de coma y muerte en caso de sobredosis
  • Adicción a sustancias alucinógenas: son las conocidas como drogas de diseño, y en ellas se incluyen el LSD, la mescalina (polvo de ángel), el éxtasis y la ketamina. Cuando se consumen se produce una alteración sensorial, visual y perceptiva que hace que la persona se sienta intensamente eufórica y acelerada, se intensifica la percepción de todos los estímulos que le rodean y se produce una intensificación de la actividad cerebral. A nivel fisiológico, el consumo de sustancias alucinógenas produce desde ansiedad y taquicardia hasta desorientación, delirio y ataques de pánico

La adicción a las drogas o sustancias, tiene efectos devastadores tanto a nivel físico como a nivel psicológico, y su tratamiento requiere de constancia pues es un proceso largo que puede conllevar recaídas y que necesita de una supervisión exhaustiva. La época que se corresponde con la adolescencia es la más complicada para una persona, quien en muchas ocasiones recurre a este tipo de sustancias para superar diversas causas que le provocan aislamiento social, o dificultad para integrarse.

Adicciones de comportamiento o psicológicas

Las adicciones a comportamientos compulsivos o de tipo psicológico son todas aquellas que implican hábitos conductuales que a priori pueden resultar inofensivos y cotidianos, pero que pueden llegar a convertirse en un hábito desmedido hacia el cual se crea una dependencia por el simple placer que provocan.

Cualquier tipo de conducta que desencadene un momento de placer es susceptible de convertirse en una adicción psicológica para la cual es necesario tomar medidas, pues las consecuencias llegan a ser fatales. Los síntomas más frecuentes que alertan del peligro de caer en una adicción de este tipo implican la necesidad cada vez más creciente de repetir el comportamiento o hábito y la pérdida de control sobre la misma.

  • Adicción al juego o ludopatía: es el impulso que hace que los adictos, gasten todo su dinero en juegos de azar, lo que implica problemas personales graves. A pesar de que pueda confundirse con un vicio, lo cierto es que se trata de una adicción grave
  • Adicción a las compras: también conocida con el nombre de oniomanía o shoppingmanía es una dependencia por la cual una persona tiene continuamente la necesidad de comprar sin control cualquier tipo de objeto o servicio
  • Cleptomanía: se define como un trastorno por el cual la persona siente el impulso incontrolable de robar incluso cosas con poco valor que realmente no le hacen falta
  • Adicción a internet: también llamada ciberadicción, es una de las adicciones tecnológicas más comunes que se define como el hábito desmedido de estar continuamente conectado a la red de internet
  • Adicción a los redes sociales: del mismo modo que ocurre con la adicción a internet, es el habito desmedido de estar en permanente conexión con las redes sociales y el círculo de contactos que hay en ellas
  • Adicción a los videojuegoseste tipo de adicción comienza a a hacerse patente cuando la persona dedica todo su tiempo a este hábito, sacrificando incluso horas de sueño, comida y otras aficiones
  • Adicción al celular o móvil: la persona afectada experimenta ansiedad y nerviosismo cuando no tiene el móvil en la mano o cerca. Necesita consultarlo continuamente convirtiéndose en una obsesión
  • Adicciones sexuales y comportamientos sexuales compulsivos (ninfomanía o hipersexualidad): la adicción al sexo es sin duda una de las más peligrosas que puede sufrir una persona ya que su permanente aumento de la libido y el permanente deseo de mantener relaciones sexuales, afectando negativamente a su comportamiento
  • Adicción al trabajo: conocida también con el nombre de Workaholic, es una enfermedad en la cual, la persona afectada, tiene una profunda y desmedida implicación hacia todo lo relacionado con su vida laboral de modo que se convierte en el centro de su vida. Esta obsesión desemboca en nefastas consecuencias para su vida personal
  • Adicción al deporte: también llamada vigorexia, afecta a aquellas personas obsesionadas con el cuidado de su imagen y el culto al cuerpo de modo que se obsesionan con conseguir el máximo desarrollo muscular a pesar de que aún consiguiéndolo, nunca llegan a aceptarse

Es importante señalar que una adicción es una enfermedad que requiere de un tratamiento especializado por parte de profesionales. Comenzar la recuperación de una adicción no es fácil, pues las personas adictas no son capaces de controlar sus impulsos, a lo que hay que sumarle los cambios psicológicos que la dependencia causa así como las recaídas que pueden aparecer durante el transcurso de la enfermedad.

Prevenir las adicciones en general, es la mejor forma de evitar este tipo de problemas con el fin de que no se conviertan en problemas graves para la persona que las padece. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que prevenirlas no será fácil y que requiere de un arduo camino hasta comenzar a ver los resultados.


¿Qué te ha parecido el artículo? :-)
Cargando…