Adicción al tabaco

Aprende a superar la obsesión por los cigarrillos con estos consejos

Luchar contra la adicción al tabaco no es solo uno de los propósitos más comunes año tras año, es también de los que más abocan al fracaso. Muchas de las personas que hoy día son fumadoras, empezaron a ser adictas al tabaco cuando eran adolescentes, y la adicción puede durar años, incluso toda la vida. El origen de esta adicción generalmente suele ser la inquietud de probar cosas nuevas, imitar a un grupo o por el simple hecho de ver a jóvenes adictos fumando.

Adicción al tabaco

¿Por qué se produce la adicción a la nicotina?

La adicción al tabaco es una de las más extendidas y complicadas de dejar, como ocurre con el alcoholismo. Viene producida por una sustancia que contiene la planta del tabaco: la nicotina. Esta sustancia se extrae directamente de las hojas del tabaco y es considerada una droga tóxica, catalogada dentro de las drogas estimulantes una de las que más afecta a la sociedad.

Al principio causa un efecto estimulante que mejora el nivel de atención de la persona que la consume y es capaz de calmar los estados de nerviosismo y ansiedad, de hecho es una de las causas por las que el tabaco resulta tan adictivo y ocasiona tantos problemas a la vez.

Poco a poco el cuerpo va acostumbrándose a estos efectos y a mantener unos niveles de nicotina constantes que provocan que cuando estos disminuyen, la persona sienta la necesidad de fumar para volver a experimentar las sensaciones provocadas por un cigarrillo. Esto se debe a que los efectos son inmediatos a la vez que muy perjudiciales, especialmente para el sistema respiratorio.

Como todas las adicciones abandonar el tabaco completamente es casi imposible si no tenemos un plan establecido y unas medidas preventivas controladas. Es cierto que la fuerza de voluntad es indispensable pero si dejamos que se encargue de todo es muy probable que en algún momento flaqueemos, siendo la recaída especialmente dolorosa por las consecuencias que conlleva.

Cuáles son los efectos negativos del tabaquismo para la salud

Cuando una persona inhala la nicotina presente en el tabaco, esta sustancia se propaga hasta los pulmones y la sangre. En tan solo unos segundos, la nicotina habrá llegado al cerebro y poco a poco afectará al sistema nervioso y a todo el organismo.

En un cigarro podemos encontrar alrededor de entre 10 y 20 miligramos de nicotina entre otras sustancias tóxicas que son nocivas y adictivas. De este porcentaje, alrededor de un 10% es inhalado a través del humo, y a pesar de que pueda parecer una dosis pequeña, lo cierto es que la adicción al tabaco y los componentes que lleva, pueden conllevar una serie de enfermedades causadas por su consumo como por ejemplo:

  • Aumento de la presión arterial
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Bronquitis crónica
  • Enfisema
  • Enfermedades respiratorias
  • Cáncer de pulmón
  • Ataques cardíacos
  • Ictus cerebral
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Aneurisma
  • Cataratas
  • Riesgos durante el embarazo
  • A largo plazo puede ocasionar la muerte

Aunque en menor medida, hay que tener en cuenta que los efectos nocivos que ocasiona el tabaco por parte del fumador activo, también pueden afectar a los conocidos como “fumadores pasivos” que son aquellas personas que no fuman, pero conviven con personas que lo hacen continuamente, y por tanto inhalan el humo padeciendo las consecuencias.

Hay que tener claro que independientemente de los consejos que sigamos y de los tratamientos que se sigan, para el fumador compulsivo es importante contar con esfuerzo y constancia a partes iguales. No van a funcionar si no mantenemos una rutina, siendo más pequeños espejismos donde conseguimos dejar de fumar durante unos días que un auténtico tratamiento para abandonarlo. Por supuesto los dos factores se verán enormemente beneficiados si contamos con el apoyo de nuestros seres queridos, y será más efectivo si se inicia durante la adolescencia, minimizando los riesgos asociados a su consumo y sus posibles complicaciones. Aunque sin duda lo más aconsejable, es prevenir la adicción desde jóvenes.

A continuación veremos algunos consejos para dejar de fumar para siempre. Ponlos en práctica con constancia para poder ver los resultados.

Consejos para dejar de fumar

Elimina el tabaco de tu vida

Si has decidido dejar de fumar lo primero es hacer desaparecer todo el tabaco físico que tengas. Esto significa tirar a la basura los paquetes, los cigarrillos sueltos que puedas tener, los ceniceros y los mecheros y en general todos los tipos de tabaco que tengas incluyendo el tabaco de liar o natural.

Cualquier elemento material y cotidiano que te ayude a consumir tabaco, debe salir de tu casa, y que se encuentre en un contenedor lejos de tu alcance; nada de dejar que repose en un cajón o en cualquier lugar de fácil acceso, pues esto propiciará una y recaída segura.

Evita pasar por delante de estancos y máquinas expendedoras

Actualmente comprar tabaco no es tan sencillo como antaño donde se vendía en prácticamente todos los negocios. Si en tu rutina diaria pasas por delante de sitios donde comprabas habitualmente el tabaco cambia tu ruta.

Aunque sea necesario salir de casa con más tiempo, cualquier tipo de estímulo que incite a retomar la adicción al tabaco debe desaparecer. Además, hacer algo tan drástico aparentemente nos dará una sensación de control enorme, mejorando nuestra motivación para superar el tabaquismo.

Pide a amigos fumadores que no fumen contigo

Cuando hemos sido fumadores durante mucho tiempo es fácil que nuestras amistades, al menos algunas, sean también fumadoras. Como medida de prevención, debemos pedirles que no fumen con nosotros para evitar cualquier posible tentación.

Es mejor que no confiemos en la fuerza de voluntad pensando que aguantaremos las ganas aunque fumen delante nuestra, ponernos pruebas así solo conseguirá desgastarnos y hacer que la recaída sea mucho peor. En los casos más drásticos,si no conseguimos que en las salidas que hagamos desaparezca el tabaco, será mejor preparar otros planes.

Prepara una lista de situaciones ineludibles

Por mucho que nos esforcemos habrá situaciones donde nos expondremos al tabaco aunque no queramos. Si no podemos evitar momentos de contacto y situaciones relacionadas con tabaquismo tendremos que prepararnos para superarlos sin caer en la sencillez de fumar.

Reuniones de trabajo, salidas nocturnas y en general eventos sociales, causan que las persones fumen de forma habitual. No podremos eliminar el tabaco del ambiente por mucho que queramos pero si hemos previsto en nuestra lista lo que ocurriría iremos mentalizados para no recaer.

Intenta no recurrir demasiado a los cigarrillos de control

Dentro de las técnicas más comunes para dejar de fumar se recomienda el uso de cigarrillos de control, tomas concretas que iremos reduciendo para que no sea tan difícil llevarlo al principio.

La lógica se basa en que es más fácil recaer cuando pasas de una adicción total a nulo consumo y, aunque es cierto, muchos fumadores utilizan dichos cigarrillos como ‘premios’ cuando hacen algo particularmente bien.

Si los necesitamos y realmente cumplimos con el periodo establecido para ir reduciéndolos no habrá problema pero es mejor recurrir a ellos lo menos posible.

Utiliza una hucha para guardar el dinero que gastarías en tabaco

Se trata de uno los consejos más habituales a la par que efectivos. Es casi imposible que tengamos la fuerza de voluntad para que introduzcamos el dinero real que nos gastábamos pero seguir una fórmula sencilla como el dinero de una cajetilla a la semana nos permitirá premiarnos con otros caprichos.

Como siempre, este tipo de conducta puede generar el desarrollo de ansiedad por sí misma por lo que es mejor hacerlo de forma comedida.

Existen terapias eficaces para dejar de fumar que pueden servir como un inicio al tratamiento para dejar la adicción al trabajo. En cualquier caso no será tarea fácil, y requerirá de mucha fuerza de voluntad por parte de la persona adicta, pero sin duda merecerá la pena, especialmente por el gran número de efectos negativos que esta adicción, al igual que ocurre en el caso de la adicción a las drogas o la adicción al alcohol, tiene para la salud.


¿Qué te ha parecido el artículo? :-)
Cargando…