Adicción al juego o ludopatía

El juego patológico es una adicción que puede llevar a la ruina a la persona que la padece

La ludopatía ha sido uno de los temas más controvertidos dentro de la disyuntiva entre sociedad y salud, particularmente en décadas pasadas: es un trastorno que aparece por una actividad completamente legal y regulada. En la ludopatía el juego domina, afectando a las principales esferas de la vida incluso teniendo conocimiento de ello. Va más allá de la ansiedad de jugar, pudiendo hacerlo sin disfrutar de la actividad ni necesitar realmente el premio.

Adicción al juego o ludopatía

En muchas ocasiones se tiende a tildar de forma errónea a la ludopatía como un vicio, lo cierto es que se trata de una enfermedad que puede tener terribles consecuencias en la vida de la persona que la padece, llevándole incluso hasta su propia ruina. 

La ludopatía se asemeja mucho a la adicción a las drogas, en las que la persona afectada necesita de forma incontrolable consumir ciertas sustancias para obtener el placer que desea. A continuación destacamos cuáles son los principales rasgos de una persona ludópata.

¿Qué tipos de jugadores existen?

Cuando hablamos de ludopatía o de juego patológico nos referimos a un perfil de jugador muy determinado, quien ha convertido el juego en una enfermedad. Pero no todas las personas que juegan, tienen por qué ser ludópatas. A continuación vamos a ver cuáles son los tipos de jugadores que podemos encontrar:

  • Jugador social: juega únicamente de manera ocasional, por pasar el rato y porque le parece divertido. Sin embargo tiene pleno control acerca de los límites y es capaz de dejarlo cuando desea
  • Jugador problema: en este caso, el jugador ha incrementado el tiempo que pasa jugando, y de la misma forma el dinero que invierte. Comienza a perder el control y es un perfil que se sitúa en el lado más cercano al de la ludopatía
  • Jugador patológico: aquí sí hablamos de un jugador con un claro problema relacionado con el juego, del cual depende emocionalmente. Ha perdido totalmente el control temporal y económico, y su conducta afecta a otras parcelas de su vida

Casino, roulette #1

Qué rasgos de comportamiento definen a un ludópata

Existe una preocupación desmedida por el juego

Todos los juegos implicados en la ludopatía suelen estar relacionados con juegos de azar o apuestas deportivas, donde la mezcla entre habilidad persona y suerte producen esa adicción tan característica. Preocuparse en exceso por el juego es uno de los primeros síntomas de la ludopatía.

El ludópata se acuesta pensando en las siguientes partidas y organiza su día a día en base a las futuras a las sesiones de juego. Por supuesto este criterio irá in crescendo hasta que comienza a tomarse conciencia del problema.

El ludópata necesita arriesgar más y más en cada partida

La llamada tolerancia se da también a nivel de juego. La emoción de apostar dinero real se difumina rápidamente, subiendo sin parar el límite.

Las primeras partidas de 20 céntimos rápidamente saltan a los 50 céntimos, sin parar de crecer cuando las pérdidas y las ganancias se vayan alternando con números cada vez más grandes.

Como normalmente el jugador irá teniendo más pérdidas que beneficios, a la larga llegará un punto donde jugará exclusivamente para recuperar pérdidas, entrando en uno de los bucles más peligrosos de la ludopatía.

En casos extremos, cuando las pérdidas son de gran magnitud, delinquir se convierte en la única forma de conseguir dinero para seguir jugando. Lo más habitual es robar a conocidos pero en los casos más extremos el jugador engañará a desconocidos con timos con tal de conseguir más dinero.

El juego sirve para enmascarar los momentos malos

El placer que proporciona la mezcla de adrenalina al apostar dinero junto a las posibles ganancias hace que el juego se disfrute muchísimo.

En las situaciones en las que el jugador se siente bajo de ánimos, el juego puede ayudar a ofrecer una falsa sensación de alivio. Ya no solo es que se utilice como evasión en los momentos malos, sino que llega a convertirse en una motivación cuando las partidas son exitosas.

Se miente para ocultar la adicción, llegando a situaciones extremas

Mentir se convierte en la única forma de justificarse ante las personas del entorno. Sobra decir que si además se sucede una racha de pérdidas abultadas se mentirá con más ahínco si cabe.

El ludópata llega a reirse ante la posibilidad de estar sufriendo un problema, justificando que una partida cada pocos días no puede hacer daño alguno. El problema es que esa rutina dura poco, dando graves saltos con el tiempo.

El intento de dejar el juego produce muchas recaídas

Se trata de uno de los síntomas más duros de los adictos al juego porque ya tenemos conciencia real del problema. Las personas afectadas, recordemos que son enfermos, intentan abandonar el hábito activamente y fracasan, produciendo que acaben aceptando que padecen “ludopatía”.

En este punto los pensamientos divergen mucho en la persona adicta, pudiendo llegar a interpretarlo como que realmente son jugadores profesionales hasta abandonarlo todo y rezar porque tengan un golpe de suerte que les haga ricos.

La ludopatía afecta negativamente a las relaciones personales

El juego se ha vuelto tan adictivo que todo en la vida de la persona enferma, gira entorno al juego.

Los matrimonios y las relaciones familiares son las que se ven más dañadas, pues en ocasiones no hay una conciencia de que se trata de una persona enferma a la que se debe ayudar. Es habitual que se abandone al ludópata sin llegar a estar seguros de lo que ocurre, siendo una de las consecuencias que más se lamentan con el tiempo.

Comenzar la recuperación en una adicción, y en este caso tratar la adicción al juego, no es fácil. La persona que se enfrenta a un tratamiento para superar la adicción, deberá de tener una motivación fuerte y mucha personalidad para hacer frente a las recaidas y problemas que pueden presentarse, así como a las causas que le han llevado a esta adicción.

La ayuda de profesionales en el tema de adicciones, es de vital importancia para comenzar a dar los primeros y obtener las soluciones que ayudarán al ludópata a salir de la enfermedad.


¿Qué te ha parecido el artículo? :-)
Cargando…