Gota: síntomas y remedios naturales para combatir la enfermedad

Te mostramos algunos remedios caseros contra esta afección dolorosa

La gota es una enfermedad que se produce por ácido úrico alto en la sangre, lo que trae como consecuencia una inflamación en las articulaciones (empezando normalmente en el dedo gordo del pie). Cuando la cantidad del ácido úrico es tan grande que la orina no basta para expulsarlo totalmente, ocurre su acumulación en las articulaciones, generando dolores en esas zonas.

Gota: síntomas y remedios naturales para combatir la enfermedad

Si bien hay varios factores causantes asociados al estilo de vida que deben ser identificados, existen variedad de recursos en la naturaleza para ayudar a aliviar esta condición. En cualquier caso siempre es necesario consultar con un especialista para poder complementar estos remedios caseros con un tratamiento para el ácido úrico.

  • 1

    Zumo de limón: excelente diurético

    Zumo de limón: excelente diurético

    El jugo o zumo de limón es bastante efectivo para reducir el exceso de ácido úrico. Y es que además de ser un excelente desinfectante tiene interesantes propiedades diruéticas que facilitan la excreción del ácido úrico a través de la orina. Además, previene la formación de cálculos renales, relacionados en muchos casos con la formación de miscrocristales de ácido úrico.

    La mejor forma de aprovechar las bondades de este cítrico tan popular, consiste en tomar el limón en forma de zumo: exprime 2 limones y agrega una cucharada de bicarbonato de sodio. Toma el jugo durante 2 semanas para poder comenzar a notar los resultados

  • 2

    Infusión variada de diente de león, lespedeza y ajenjo

    Infusión variada de diente de león, lespedeza y ajenjo

    Las infusiones juegan un papel fundamental a la hora de tratar el exceso de ácido úrico ya que mucha de ellas son diuréticas y sirven para limpiar la sangre de toxinas. Lo mejor es elegir aquellas que facilitan la excreción a través de la orina, y mucho mejor, combinar varias de ellas para complementar el tratamiento que servirá a la hora de mantener el ácido úrico bajo en la sangre.

    En esta ocasión, este remedio resulta muy efectivo cuando se combinan tres tipos de infusiones: el diente de león, la lespedeza y el ajenjo.

    Puedes preparar una infusión variada, agregando 50 gramos de lespedeza, 20 gramos de diente de león y 5 gramos de ajenjo. Prepara una cucharada sopera de la mezcla por cada taza de agua. Hierve por 1 minuto y deja reposar por 10 minutos la infusión. Toma la primera taza antes de desayunar y la segunda antes de cenar.

  • 3

    Jugo de zanahoria, mango, piña y limón

    Jugo de zanahoria, mango, piña y limón

    Los jugos, del mismo modo que ocurre con las infusiones, son sanos y además ayudan a depurar el organismo. En este caso son excelentes para eliminar el exceso del ácido úrico y neutralizar sus efectos. 

    En esta ocasión, proponemos una combinación de frutas y verduras con muchas propiedades. La zanahoria es conocida por su poder alcalinizante, el mango es rico en potasio, estimulante de la eliminación de toxinas, y en la piña encontramos un excelente antiinflamatorio natural. Junto con el limón encontramos conforman una excelente combinación para combatir el ácido úrico.

    Haz un jugo a partir de 3 zanahorias, 1 rebanada de piña, 1 mango y 1 limón. Bebe un vaso por la mañana y otro por la tarde por algunos días.

  • 4

    Cúrcuma: antiinflamatorio natural

    Cúrcuma: antiinflamatorio natural

    La cúrcuma (turmerico) tiene propiedades antiinflamatorias que pueden ser útiles para la gota. El extracto de cúrcuma puede ser igual de efectivo que el ibuprofeno en la reducción de la inflamación. Esta propiedades se la debe a la presencia de una sustancia conocida como curcumina, conocida por sus propiedades para aliviar la inflamación.

    Una dosis razonable puede ser 500 mg de extracto de cúrcuma un par de veces al día, pero ten cuidado en excederte puesto que un exceso de este extracto podría provocarte algo de náuseas y diarrea.

  • 5

    Vendaje con sal de Epsom

    Vendaje con sal de Epsom

    Aplica un vendaje con sal de Epsom en la zona afectada puede resultar ser un alivio para el dolor que se produce en las articulaciones cuando se depositan los cristales de ácido úrico. Esto es debido a la presencia de sulfato de magnesio, el cual, al ser absorbido, tiene propiedades antiinflamatorias.

    Para esto, diluye 2 a 3 cucharadas de sal en un litro y medio de agua. Empapa un paño con la mezcla y escúrrelo. Luego ponlo sobre el lugar afectado y aplica la venda alrededor con un paño seco.  Ten cuidado de no apretar demasiado, pues esto afectaría a la circulación de la zona y agravaría el problema.

Esperamos estos remedios naturales te ayuden a poder aliviar los dolores asociados a la gota, estés o no tomando algún tipo de fármaco. Ten en cuenta que el diagnóstico precoz de la hiperuricemia es de vital importancia para evitar consecuencias más graves en el futuro. Para ello, y en el caso de que detectes síntomas del ácido úrico alto, no dudes en visitar a profesionales médicos para poder detectarlo a través de un análisis de sangre.


¿Qué te ha parecido el artículo? :-)
Cargando…