Aceite de Palma

Despejamos las dudas acerca de este aceite tan polémico


El aceite de palma, es un aceite vegetal que se obtiene de una parte del fruto de la palma, conocido con el nombre de Elaeis guineensis. Su uso se extiende a nada más y nada menos que 5000 años atrás y hoy día se ha convertido en el segundo aceite con mayor volumen de producción en todo el mundo, seguido del aceite de soja. Sin embargo, los últimos estudios apuntan a que no se trata de un aceite especialmente saludable. Veamos cuáles son sus principales usos y las razones por las que debemos de reducir drásticamente su consumo.



Los efectos nocivos del aceite de palma

El aceite de palma se encuentra muy presente en nuestras vidas, a veces incluso de forma enmascarada, sin saber que algunos de los productos que consumimos con frecuencia han sido fabricados con este tipo de aceite.

Si bien su uso se ha extendido a nivel industrial, carece de propiedades beneficiosas para la salud, al contrario que ocurre con otros tipos de aceites como por ejemplo el aceite de oliva. No hay que olvidar que a pesar de formar todos parte de un mismo grupo, el aceite vegetal, el consumo de uno u otro puede tener diferentes consecuencias para la salud, y es importante contar con toda la información disponible.

Lo cierto es que además de no ser un aceite beneficioso para la salud, su uso ha provocado un importante impacto medioambiental que puede resultar muy peligroso para la supervivencia de muchos bosques tropicales ubicados especialmente en Indonesia y Malasia. Sin embargo, vamos a hacer especial hincapié en los efectos relacionados con el consumo humano.

En qué tipo de alimentos se encuentra este aceite vegetal

Centrándonos en el consumo alimenticio, debemos de tener en cuenta que el aceite vegetal se encuentra en muchos alimentos de uso cotidiano. Especialmente podemos encontrarlo en:

  • Bollería industrial
  • Galletas
  • Chocolatinas
  • Patatas fritas
  • Aperitivos salados
  • Cremas envasadas
  • Salsas
  • Margarinas
  • Alimentos precocinados
  • Cosméticos
  • Productos de limpieza
  • Velas

A continuación veremos cuáles son los efectos nocivos más importantes que se han asociado al aceite de palma.

  • 1

    Liberación de sustancias cancerígenas

    Liberación de sustancias cancerígenas

    Uno de los efectos nocivos más peligrosos del aceite de palma es la posibilidad de causar cáncer. Esto se debe a la presencia de una sustancia que recibe el nombre de ácido graso glicidilo

    Este ácido, al calentarse a una temperatura que supera los 200 grados, puede convertirse en un potente agente cancerígeno lo que conlleva un importante riesgo para la salud de las personas. Este tipo de sustancias podrían dañar el ADN incluso se ha podido demostrar, mediante un estudio con ratones, su capacidad para producir metástasis.

  • 2

    Aumento del grasas perjudiciales

    Aumento del grasas perjudiciales

    Otro de los efectos que el aceite de palma tiene para la salud es su capacidad para aumentar el colesterol LDL. El ácido palmítico que contiene esta grasa vegetal, está altamente saturado lo cual incide, a largo plazo, en la posibilidad de desarrollar placas de ateroma (depósito de grasa) en las paredes arteriales.

    Esta situación puede desencadenar una serie de problemas graves para la salud como por ejemplo infartos de corazón o ictus.

  • 3

    Aumento de peso

    Aumento de peso

    Si bien no es una consecuencia directa del consumo de aceite de palma, si lo es el consumo de los alimentos que lo llevan entre sus ingredientes. Una de las razones por las que se ha masificado el uso de este aceite vegetal y se utiliza en multitud de alimentos es porque a baja temperatura mantiene su forma líquida, lo que permite que se le dote de gran untuosidad y agradable sabor a los alimentos.

    El atractivo de este tipo de alimentos provoca que muchas personas sientan cierta predilección por este tipo de productos, que producen un efecto saciante pero no aportan nutrientes, únicamente grasas. A largo plazo se producirá un consecuente exceso de peso.

Es muy importante consulta la etiqueta de los productos que consumimos habitualmente para comprobar la presencia de este aceite. En algunos casos, las empresas lo enmascaran bajo la denominación de “aceite de origen vegetal“, pero en la mayoría de los casos, esta denominación genérica esconde el conocido aceite de palma en su composición.

En cualquier caso, hay que destacar que el consumo esporádico de un producto elaborado con aceite de palma no conlleva un alto riesgo de sufrir problemas de salud, y que este tipo de riesgos se darían a largo plazo con un consumo muy continuado.